5 Cosas que mi Perra me Enseñó sobre el Amor a Yahweh

Le presento a nuestra perrita Eevee (pronunciado “Ivi”).

Eevee

Simpática, ¿no cree?

Mi esposa dice que cada vez que la ve le dan deseos de comérsela a besos. Y le creo, porque la he visto hacerlo.

Eevee llegó a nuestro hogar hace poco más de un año. Fue un regalo de mi suegra, quien la adoptó desde muy pequeña y luego la trajo a nuestro hogar a los 5 meses de edad.

Desde que llegó, el ambiente en nuestra casa cambió. La llegada de este animalito a nuestro hogar hizo que modificáramos muchas cosas en nuestra rutina diaria.

Pero lo que nunca imaginé es que Eevee me hiciera reflexionar sobre cómo debemos amar a Yahweh.

Sí, ha leído bien. Una perra me hizo reflexionar sobre cómo debe ser nuestro amor al Creador.

Quizás uno esperaría que se apareciera un mensajero celestial y nos comunicara algún mensaje del Altísimo. O quizás tener una visión tras entrar en un profundo éxtasis durante el tiempo de oración.

Pero no. Esta vez fue a través de algo tan común como un animalito inocente.

Pero, ¿qué tiene que ver una perra con el amor al Padre Celestial? Y sobre todo, ¿qué aprendí sobre el amor a Yahweh con mi perra Eevee? A continuación le cuento.

#1: Tener Plena Confianza en el Creador

Como cualquier perro, Eevee depende de sus amos (nosotros) para alimentarse. Si se acerca la hora de comer y tiene hambre, usualmente nos busca y, ya sea con su mirada o algún gesto, nos transmite su necesidad.

El asunto es que ella sabe que nosotros supliremos esa necesidad de alimento. Por eso nos busca y nos transmite de alguna forma su deseo.

Eevee quiere comer

La forma en la cual ella nos busca cuando tiene hambre, o incluso cuando tiene sed, me hizo reflexionar sobre mi propia confianza en Yahweh. ¿Realmente confío en que Él suple mis necesidades?

¿O será que mi perrita sabe confiar mejor en sus amos, que yo en el mío?

Cuando buscamos a Yahweh, ¿realmente lo hacemos con la certeza de que Él responderá y atenderá nuestra necesidad, o lo hacemos con dudas en nuestro corazón?

Lección #1: Confíe plenamente en Yahweh. Comuníquele con seguridad su necesidad, sabiendo que Él escucha y toma acción.
“Mi Poderoso, pues, suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria en el Mesías Yahoshúa.”Filipenses 4:19 (RVR2016)

#2 Desear Estar con Él Todo el Tiempo

Mi perra Eevee no se despega de mi esposa. Todo el tiempo quiere estar con ella.

Si mi esposa va para la cocina, allí va ella detrás. Si se sienta en el mueble a descansar, allí ella se recuesta junto a ella. Si se acuesta en la cama, allí va Eeeve a recostarse. ¡Hasta duermen una siesta juntas!

El punto es que mi perra no desaprovecha una oportunidad para estar con su dueña.

Lo cual me ha hecho reflexionar y preguntarme: ¿en realidad procuro yo caminar con Yahweh cada instante de mi vida? ¿Deseo estar con Él las 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año? ¿Quiero serle fiel cada instante?

Lección #2: Si ama a Yahweh, procure caminar con Él cada momento de su vida.
“Te ensalzaré, mi Poderoso, mi Rey; y bendeciré tu nombre por siglo y para siempre. Cada día te bendeciré, y alabaré tu nombre por siglo y para siempre.”Salmos 145: 1-2 (RVR2016)

#3 Desarrollar una Relación con el Creador

Si fuera por Eeeve, creo que pasaría todo el día jugando. Parece no cansarse de ello.

Eevee quiere jugarCada vez que estamos sentados y ve que estamos desocupados (o al menos piensa que lo estamos), busca un juguete y lo trae para que juguemos con ella. Es todo un espectáculo ver lo mucho que disfruta de un simple juego como lo es el tirar el juguete para que ella lo busque y lo traiga.

Sobre esto lo mas que me resulta interesante es el interés que muestra nuestra perra en buscarnos, y lo mucho que disfruta de nuestra compañía. Supongo que es su manera de mantener una relación y compartir sus momentos mas alegres con nosotros.

¿Procuro yo buscar al Creador de la misma manera? ¿Insisto en compartir los mejores momentos de mi vida con Él? ¿Mantengo viva una relación con Yahweh cada día, y procuro conocerle mejor?

Lección #3: Procure cada día buscar a Yahweh y desarrollar una relación con Él. ¿Cómo? A través de la oración y el estudio de su Palabra.
“Oye te ruego, y hablaré; te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; pero ahora mis ojos te ven.” Job 42:5 (RVR2016)

#4 Aceptar la Corrección con Humildad

No todo es color de rosa con Eevee. Hay momentos en los cuales ella hace sus travesuras. Aquí tiene un ejemplo, cuando en una ocasión “hizo fiesta” con el papel higiénico:

Eevee destrozó el papel de baño

¿Otro ejemplo? A Eevee le gustan las medias. Creo que es una de sus debilidades. Si dejo una media mal puesta, la coge con su boca y arranca a correr. A veces hay que perseguirla por toda la casa, o buscarla debajo de alguna cama para poder recuperar la dichosa media.

Y cuando al fin la recuperamos, le llamamos la atención. “¡Eeeve, no!”.

¿Cómo reacciona? En algunos casos ella baja su cabeza y mira hacia abajo, como señal de arrepentimiento. En otros, se voltea patas arriba en señal de sumisión.

Pero lo que nunca, nunca la he visto hacer es ponerse agresiva cuando se le llama la atención. Debo decir que, a pesar de sus travesuras, es una perra obediente y humilde.

Como seres humanos, nosotros hacemos nuestras travesuras también. Bueno, a veces son algo mas que travesuras.

¿Somos lo suficientemente humildes para aceptar la corrección del Creador? ¿Somos capaces de pedir perdón y aceptar nuestro error con humildad?

Lección #4: Acepte la corrección de Yahweh en su vida con humildad, y enmiende su error.
“Dichoso el hombre a quien tú, YAH, castigas, y en tu ley lo instruyes” Salmos 94:12 (RVR2016)

#5 Anhelar la Llegada del Mesías

Cuando mi esposa y yo salimos de casa, por lo general nuestra perra se queda en el patio. A medida que nos vamos alejando en el auto, ella se queda mirándonos fijamente hasta que ya nos hemos alejado tanto que no puede vernos.

Cuando eso sucede, su rostro y su mirada refleja algo de tristeza. De hecho, desde antes de salir de casa, mientras nos preparamos, ya se puede observar un tono de tristeza en su rostro. Seguramente ya sabe que nos vamos.

Lo mas asombroso es que, cuando regresamos, la mayoría de las veces Eevee está acostada frente al portón, mirando hacia afuera. Es como si nos estuviera esperando con ansias.

Y cuando nos ve llegar, e identifica que somos nosotros, manifiesta una alegría tan grande que no puede contenerse. Empieza a correr por todo el patio y a brincar de alegría porque hemos llegado a casa.

¡Eso sí es anhelar el regreso de su amo, y alegrarse a su venida!

¿Anhelamos nosotros el regreso del mesías –el hijo de Yahweh– con esa misma pasión? ¿El hecho de pensar en su regreso nos alegra el corazón? ¿O será que nuestros afanes y situaciones cotidianas nos hacen olvidarnos de su regreso y aferrarnos a lo terrenal?

¿Celebramos cada fiesta o convocación con el deseo inmenso de que la próxima vez sea junto al Mesías? ¿Anhelamos realmente que el reino de los cielos sea manifestado sobre la Tierra, a través del reinado del mesías Yahoshúa?

Lección #5: Anhele el retorno del Mesías y el reino de los cielos con todas sus ansias.
Revelaciones 22:20 (RVR2016)
“El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente, vengo en breve. Amén, así sea. Ven, Maestro Yahoshúa.” [/su_kquote]

Ahí las tiene: 5 cosas que mi perra me enseñó sobre el amor a Yahweh. ¡Quién diría que observando a un animalito inocente iba a aprender tanto sobre el amor al Todopoderoso!

Mi perra Eevee no tiene alas, ni es un ser celestial. Pero no le hizo falta estas características para ser un mensajero del Creador. Con su comportamiento nos enseña diariamente qué significa dedicar la totalidad de nuestra vida a amar a Yahweh.

Lo cierto es que nuestro Padre puede escoger hablarnos e instruirnos a través de medios inesperados. El asunto es saber escuchar.

¿Está escuchando usted a Yahweh? ¿Tiene su oído dispuesto en todo momento, y bajo cualquier circunstancia?

Permita el Todopoderoso que podamos discernir su palabra aún en lo inesperado, y que podamos dedicar nuestra vida a amarle y servirle.

Ángel Candelaria

Colaborador en el área de informática de AYIN. Autor del libro ¿Fiestas Judías... o Fiestas de Yahweh? Profesor de música, guitarrista y director musical de AvdeYah.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x