¿Árabes o Cuervos?

Pregunta

Shalom hermano Yosef:
En 1° de reyes 17:4, 6 (VIN) pensé que en alguna versión de las que tengo estaba escrito “arbim” con pataj [para que diga árabes] y no “orvim” con jolem [para que diga cuervos], pero en ninguna versión del hebreo que tengo lo escribieron con pataj. ¿En dónde lo encuentro con pataj? Shalom y todah rabah. M. M.

Respuesta

Shalom.
Creo que en ningún texto masorético se encuentra esa palabra con pataj (o con qamets) pues los masoretas la entendieron como “cuervos”. Nuestra traducción como “árabes” es una enmienda a la vocalización masorética. Pero con eso no hacemos violencia al texto sagrado consonantal sino sólo a la vocalización masorética que se inventó dos siglos después del Mesías. Así que no es una enmienda textual sino sólo una enmienda vocálica al sistema masorético. Y le da más sentido al texto sagrado.
En un diccionario de hebreo moderno usted encuentra “árabes” escrito ha’arevim y encuentra “cuervos” escrito orevim. (Y note que la primera forma es la que se encuentra en el verso 6 de 1Reyes 17). Para decir “árabes” los judíos modernos escriben “ha’arevím”, quiere decir que mentalmente añaden una qamets debajo de la Ayin para que lea “arevím” (árabes). De modo que en hebreo moderno la palabra para cuervos tiene una waw después de la ayin para que se lea “orevim”, y así se diferencia de la palabra para “árabes”. Pero en hebreo bíblico la palabra para “cuervos”, como en Proverbios 30:17, no tiene waw después de la áyin sino que se escribe idéntico a la palabra que se encuentra en 1Reyes 17. De modo que esa misma palabra, sin la waw, se puede leer lo mismo como “cuervos” que como “árabes”. Recuerde que el texto consonántico, que es el texto hebreo original, no tiene nikudot (puntos vocálicos), así que el lector antiguo le añadía los sonidos vocálicos según entendía la palabra. Al leerla como “orevim” se dio origen a la leyenda de que unos cuervos alimentaban a Eliyahu en el desierto. Al leerla nosotros como “arevím” exaltamos el milagro, no menos milagro, de que los árabes del desierto eran quienes alimentaban a Eliyahu cuando huía. Reconozco que esa es una enmienda vocálica nuestra; aunque no fui yo el primero en entenderlo así; Angelo B. Traina tradujo “árabes” en ese pasaje, muchos años antes que yo, cuando produjo la Holy Name Bible en inglés.

Yosef Álvarez

Anciano fundador de la Asamblea de Yahweh Internacional, Escuela Hebraica y la revista digital Senda Antigua. Traductor y editor principal de la biblia Versión Israelita Nazarena.