Arrepentimiento – 2 Parte

Por. José Iturralde Arce

Continuando con el tema, pecar es ir en contra de Elohim y ¿qué es el arrepentimiento?

El Camino De Retorno

Una vez alcanzado el favor inmerecido del perdón, el creyente debe andar en la senda de Elohim porque sí sigue pecando o transgrediendo, no puede agradar a Elohim ni ser parte de su pueblo, ni formar parte en el cuerpo de Yahoshúa, que es Su novia; la asamblea.

El sheliaj Yojanán, con esa sensibilidad que lo distingue nos dice y enseña: 

Hijitos, que nadie los engañe. El que practica justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del Acusador, porque el Acusador peca desde el principio. Para esto fue manifestado el Hijo de Elohim: para deshacer las obras del Acusador.[1]

Así que, todo el que oiga esta buena noticia vuélvase a Elohim en arrepentimiento y como nos exhorta el mismo Yahoshúa:

Produzcan frutos que demuestren su arrepentimiento”[2]

Y recibirán el don precioso de la inspiración divina para hacer buenas obras como Yahoshúa las hizo, tal como lo declara la Escritura:

“A éste Elohim lo ensalzó con su diestra para ser Príncipe y Salvador, para darle a Yisrael arrepentimiento y perdón de pecados: Nosotros somos testigos de estas cosas y también lo es el espíritu de santidad que Yahwéh ha dado a los que le obedecen”[3]

Tener el mismo espíritu de Yahoshúa, el espíritu que reciben todos los que se unen al pueblo de Elohim para obedecerle.

Como lo dice el enviado Shaúl/Pablo: “Y no hay distinción entre yahudita y griego, pues el mismo que es Soberano de todos es rico para con todos los que lo invocan.”[4]

Yahwéh Es Bueno, Pero También Es Justo. 

… ¿supones que escaparás del juicio de Elohim? ¿o es que menosprecias su inmensurable bondad, su tolerancia y su paciencia, ignorando que la bondad de Elohim te guía al arrepentimiento?[5]

Todo nuestro ser está contaminado por el mal;

Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, y las blasfemias.[6]

Yahwéh No Quiere Que Nadie Se Pierda. 

Pero tú Yahwéh eres un Elohim compasivo y misericordioso, lento para la ira y abundante en amor y verdad.[7]  

Porque de tal manera amó Elohim al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.[8]

Pidamos Perdón A Nuestro Padre Eterno.

Purifícame con hisopo para que quede limpio, lávame, hasta que quede más blanco que la nieve.[9]

No existe un solo ser humano que sea justo ante Elohim ¿quién podrá decir yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?[10]

Solo por medio del enviado de Yahwéh, su unigénito, el limpio y sin mancha, Elohim perdona nuestros pecados. 

Él no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca[11]

De otra manera le habría sido necesario padecer muchas veces desde la fundación del mundo. Pero ahora, él se ha presentado una vez para siempre, al fin de los siglos, por el sacrificio de sí mismo para quitar el pecado.[12]

La condenación del pecado, es inevitable y terrible, según la ley.

la paga del pecado es la muerte, más la dadiva de Elohim es vida eterna en Yahoshúa”[13]

Yahoshúa cuando fue sacrificado llevó en sí mismo los pecados de todos.[14]

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.[15]

El Don Inmensurable

El perdón de los pecados, es para todo aquel que dé testimonio de Yahoshúa aceptando su sacrificio como ofrenda para el perdón de sus pecados; y una vez limpio reconozca a su Padre como el único Elohim verdadero y obedezca sus mandamientos.

Así que somos perdonados por un favor inmerecido que Yahwéh Elohim nos concede. 

Pero yo les digo la verdad; les conviene que yo me vaya, porque si no me voy el Defensor no vendrá a ustedes, y si me voy, se los enviaré. “Cuando este venga, convencerá al mundo de pecado, justicia y juicio. En cuanto a pecado, porque no creen en mí, En cuanto a justicia, porque me voy al Padre y no me verán más; en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo lo han juzgado.[16]

Hermano, hermana, en pocas palabras, concluyendo: debemos mostrar gratitud por el don que nos ha concedido haciendo frutos dignos de arrepentimiento.

Si robábamos, si mentíamos, si adulterábamos etc., si pecábamos ahora ¡No lo hagamos más!

No existe un solo ser humano que sea justo ante Elohim ¿quién podrá decir yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?[17] Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.[18]

Ahora limpios y restaurados, sigamos las pisadas de Yahoshúa andemos en el camino de la justicia y la rectitud, en la santidad que es lo que agrada a nuestro Elohim.

Gracias a Yahwéh Elohim, por esta pequeña aportación que tengo para la edificación de la Asamblea.

A Ti toda la alabanza y agradecimiento, en el Nombre de tu Hijo Yahoshúa nuestro maestro y salvador. ¡Halleluyah!


[1] 1ª Jn.3:8

[2] Mt.3:8

[3] Hch.5:31.

[4] Ro.10:12

[5] Ro.2:4

[6] Mt.15:19

[7] Sal.86:15

[8] Jn.3:16

[9] Sal.51:7

[10] Prov.20:9

[11] 1ª P.2:22

[12] Heb.9:26

[13] Ro.6:23

[14] 1ª Jn.2:1-2

[15] 1ª Jn.1:9

[16] Jn.16:7-8

[17] Pro.20:9

[18] 1ª Jn.1:9

Colaboradores
Últimas entradas de Colaboradores (ver todo)

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x