Nuestra Lucha en la vida

Nuestra Lucha en la Vida

En esta oportunidad voy a tomar un pasaje de la Escritura donde se relata la lucha que tuvo Yaaqov con un enviado celestial, para interpretarlo y con ayuda de Yahwéh sacar enseñanzas. Recordemos el contexto. Yaaqov regresaba desde hasta donde había huido, escapando de su hermano Esaw, porque le había robado la bendición engañando a su padre Yitsjáq, planificado todo por su madre Rivqáh. Luego de unos años viviendo donde residía su tío Labán, hermano de Rivqáh, formó familia con dos hijas suyas y sus sirvientas, y tuvo once hijos. Ya en camino de regreso, Esaw es informado por medio de mensajeros con anticipación por Yaaqov, y se pone en movimiento para darle alcance antes de que llegue a él. Esto le causa mucho temor a Yaaqov, al no saber cómo está el corazón de su hermano, por lo cual ora a Yahwéh pidiéndole protección. Y luego está escrito en la Toráh:

Leer mas…Nuestra Lucha en la vida

Shavuot: Nuestra Vida como Grano Nuevo de Trigo

Shavuot Grano Nuevo de Trigo

¿Qué significa Shavuot? Literalmente “semanas”, plural del hebreo “shavúa” (semana). Sin embargo, es el nombre de una convocación sagrada (en hebreo miqra-qódésh, o también una moéd) que Yahwéh ha ordenado y se encuentra en la Escritura, más precisamente en el Libro de Vayiqrá (Levítico), el tercero del conjunto de cinco Libros conocidos como “Toráh” o “Pentateuco”. Y así dice el mandamiento completo:

Y desde el día en que traigan el manojo de la ofrenda de elevación –el día después del Shabat– contarán siete semanas [Lit.”shéva (siete) shabatót”, plural de “shabat”]. Tienen que ser completas [Lit.”temimót”]: deben contar hasta el día después de la séptima semana [Lit.”mimojorát hashabbát hasheviít” o “el día siguiente del séptimo Shabat”] – cincuenta días [7 “shabatot” = 7 semanas = 49 días, + 1 = 50]; entonces traerán una ofrenda de grano nuevo [de trigo] a Yahwéh. Deberán traer de sus establecimientos dos hogazas de pan como ofrenda de elevación; cada una hecha de dos décimas de medida de harina selecta, horneada después de leudada, como primicias [bikkurím] para Yahwéh. Con el pan presentarán, como ofrendas quemadas a Yahwéh, siete corderos sin tacha de un año, un toro de la manada, y dos carneros, con sus ofrendas de comida y sus libaciones, una ofrenda encendida de olor grato para Yahwéh. Deberán ofrecer también un chivo como ofrenda por el pecado y dos corderos de un año como sacrificio de bienestar. El sacerdote los elevará –a los dos corderos– juntos con el pan de primicias como ofrenda de elevación delante de Yahwéh; serán consagrados a Yahwéh, para el sacerdote. En ese mismo día tendrán una celebración; será una ocasión sagrada para ustedes; no deben trabajar en sus ocupaciones. Esta es una ley perpetua en todos sus establecimientos, a través de los siglos.Lev. 23:15-21. (VIN)

Leer mas…Shavuot: Nuestra Vida como Grano Nuevo de Trigo

¿Conoces a Yahweh?

Conoces a Yahweh
Después entraron Moisés y Aarón a Faraón, y le dijeron: Yahweh, el Poderoso de Israel, dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. Y Faraón respondió: ¿Quién es Yahweh, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Yahweh, ni tampoco dejaré ir a Israel.Éx. 5:1-2 (RV2010 restaurada)

Esta respuesta del Faraón puede interpretarse de dos maneras posibles:

  1. Desconocía al Todopoderoso completamente.
  2. Sabía que los israelitas tenían una deidad en la que creían, así como él tenía muchas.

Al parecer estamos ante esta segunda opción, y su respuesta fue despreciativa para con Yahweh. El verbo “oiga” se traduce del hebreo “shamá“, que tiene el sentido de oír a alguien prestándole atención u obedeciéndole. Al decir “Quién es Yahweh, para que yo oiga su voz” da a entender un desprecio, un considerar como nada al Todopoderoso de los hebreos, como se les llamaba a los israelitas en Egipto.  ¿Por qué tuvo esa actitud? Porque por costumbre tenía otras deidades, creencias en seres inexistentes y sin ningún poder. Para él, Yahweh no significaba nada más que un “dios” más de los tantos, pero que no era de los suyos. De aquí tenemos un primer indicio de que el desconocimiento del verdadero Yahweh lleva a NO hacer su Voluntad.

Leer mas…¿Conoces a Yahweh?

El Gran Desafío del Creyente

El Gran Desafío del Creyente

Los juegos olímpicos deberían servirnos para enfocar la mirada en otro gran desafío, como nos ha enseñado el Apóstol Shaúl (Pablo):

Por tanto, nosotros también, siendo que tenemos a nuestro alrededor una nube tan grande de testigos, despojémonos de toda carga del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante, puesta la mirada en Yahoshúa, el autor y consumador de nuestra fe; quien por el gozo que le esperaba sufrió el madero, sin hacer caso de la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Elohim. Así que mediten en el que soportó tanta hostilidad de pecadores contra sí mismo, para que no decaiga su ánimo ni desmayen.Heb. 12:1-3 (VIN)

Leer mas…El Gran Desafío del Creyente

El Llamado de Pésaj

El Llamado de Pésaj

Llega otra celebración de Pésaj en la cual, por un lado, se recuerda la liberación del pueblo israelita en Egipto con el Poder de Yahwéh; y por otro, recordamos la muerte redentora del Mesías y su resurrección. Por ello, esta fecha importante es memorial de tan grandes acontecimientos en el tiempo. Ahora bien, los invito a enfocarnos en un aspecto más profundo de esta celebración.

Cada Pésaj, que ocurre año tras año, es un llamado del Todopoderoso Yahwéh y de su Hijo Yahoshúa, el Mesías. Veamos por qué. Leemos en la Toráh lo siguiente:

Leer mas…El Llamado de Pésaj