El espíritu de Qóraj

El espíritu de Qóraj

El espíritu de Qóraj (“Coré”, Núm.cap.16) puede llegar a estar en lo más profundo de tu ser. Qóraj puede ser tu propio ego descontrolado, que contamina tu espíritu.

Qóraj puede ser tu mala inclinación natural a pecar. En principio todos nacemos con la capacidad de ser “buenos” para obedecer los Mandamientos del Todopoderoso Yahwéh, pero con el tiempo el ego puede reinar en tu espíritu, el cual decide hacer lo que quiere, desobedeciendo e ignorando en rebeldía la Guía de Yahwéh para una mejor vida.

Qóraj puede ser el pre-concepto adquirido por costumbre para despreciar los Mandamientos de Yahwéh. Qóraj puede estar silenciosamente en tu mente como “verdad”, aconsejándote desobedecer la Palabra eterna (Ley/Torá) de Yahwéh; o impulsándote a cambiar sus mandamientos (séptimo día de reposo de la semana/Shabat por cualquier otro, por ejemplo), o a aceptar esos cambios como “verdades celestiales”.  Qóraj puede ser todo espíritu que enseña en contra de la Torá de Yahwéh, o que se deja mal enseñar, confiando ingenuamente en hombres.

Qóraj puede ser la persona dominada por el egoísmo y la avaricia; la persona que nunca está conforme con lo que tiene, aun teniendo lo suficiente; la que se pasa envidiando a los demás; la que es esclava de lo material o mundano; la que siempre piensa en el bien propio antes que el de los demás.

Leer mas…El espíritu de Qóraj

Transforma tu tierra

Transforma tu tierra

Cuando estudiamos las Fiestas de Yahwéh en la Toráh, los primeros cinco Libros de las Santas Escrituras, aprendemos que el Todopoderoso Yahwéh sacó al pueblo de Yisrael de la esclavitud en Egipto, hecho que se recuerda con la celebración de Pésaj, y lo condujo 40 años por el desierto hasta llegar a la Tierra Prometida a los Patriarcas Avraham, Yitsjaq (Isaac) y Yaaqov (Jacob). En esa Toráh instruyó al pueblo con celebraciones que están netamente relacionadas con la agricultura de la tierra. Las instrucciones o mandamientos relacionados con el trabajo de la tierra se aplicarían cuando llegaran a la llamada “tierra de Kenáan“, la cual estaba habitada por 7 naciones distintas. Y está escrito:

Háblale al pueblo yisraelita y dile: Cuando crucen el Yardén hacia la tierra de Kenáan, desposeerán [expulsando] a todos los habitantes del país; destruirán todos sus objetos con figuras; destruirán todas sus imágenes fundidas, y demolerán todos sus lugares de culto. Y tomarán posesión de la tierra y se establecerán en ella, porque les he asignado la tierra a ustedes para que la posean.Núm 33:51-53 (VIN)

Leer mas…Transforma tu tierra

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x