La Cabaña vs. el Árbol (y 3 Razones por las Cuales Prefiero Sukkot a la Navidad)

La Cabaña vs. el Árbol (y 3 Razones por las Cuales Prefiero Sukkot a la Navidad)

Si me dan a escoger entre una cabaña y un árbol, me quedo con la cabaña. En breve le explico la razón.

El otro día mi esposa y yo fuimos a hacer compra al supermercado. Apenas habíamos entrado, mi esposa me comentó lo siguiente:

Wow, ya están vendiendo los accesorios de Navidad. ¡Y todavía estamos en octubre!.

En efecto, cuando miré las góndolas, pude ver luces, guirnaldas y hasta árboles de Navidad. La verdad no me extrañó; en años anteriores he notado que desde el mes de septiembre ya empiezan a vender toda clase de efectos navideños.

Tal parece que el mundo vive esperando esta época del año. Es como si pudieran adelantar la fecha –y todas las emociones que la acompañan– comenzando las ventas varios meses antes.

Y el arbolito, que para muchos es el símbolo oficial de la Navidad, no puede faltar en los hogares. Por eso no es raro ver gente comprándolo varios meses antes de la época festiva.

Lamentablemente, tanto el arbolito como la festividad a la cual representa están fundamentados en medias verdades y principios paganos. Por siglos la iglesia ha tratado de darle significado bíblico a una celebración que, en su esencia, no tiene fundamento alguno en la Escritura.

¿Quiere saber por qué? Permítame mencionarle 3 razones.

Razón #1: Yeshúa no nació en Navidad, sino en Sukkot

El mundo insiste en vincular el nacimiento de Yeshúa en diciembre. Sin embargo, la misma Escritura nos confirma que su nacimiento no fue en esta época, sino varios meses antes.

Consideremos los siguientes datos:

  • Lucas 1:36 menciona que Elizabet ya tenía 6 meses de embarazo (de quien sería Juan el bautista) cuando visitó a Miriam (María). Fue en esos días que Miriam recibió la noticia de su embarazo y que su hijo sería el Mesías esperado.
  • Elizabet era la esposa de Zacarías, sacerdote de la clase de Abías. 1 Crónicas 24:10 nos indica que la orden de Abías tenía el octavo turno al servir en el templo. Los turnos se iniciaban durante la celebración de la Pascua y cada turno servía por espacio de una semana. Por lo tanto, si contamos ocho semanas (correspondiente al octavo turno de servicio) desde la celebración de la Pascua (aproximadamente desde mediados de abril), tenemos que el octavo turno quedaría a principios de junio aproximadamente. Fue durante su servicio en esta fecha que el mensajero de Yahweh se le apareció y le anunció el nacimiento de su hijo Juan (Lucas 1:11).
  • Si contamos 6 meses desde junio (cuando Zacarías recibe la noticia), eso ubicaría la concepción del Mesías aproximadamente en diciembre (note que dije “concepción”, no “nacimiento”). Y si a eso le sumamos 9 meses de embarazo, eso ubicaría el nacimiento del Mesías aproximadamente en septiembre –la época en la cual se celebra la Fiesta de las Cabañas.

En adición a la evidencia bíblica, la misma iglesia católica admite que el Mesías no nació en diciembre en diversos documentos oficiales. Por ejemplo, considere la audiencia general de Juan Pablo II el día Miércoles 22 de diciembre de 1993:

La fecha del 25 de diciembre, como sabéis, es convencional. En la antigüedad pagana se festejaba ese día el nacimiento del Sol invicto, y coincidía con el solsticio de invierno. A los cristianos les pareció lógico y natural sustituir esa fiesta con la celebración del único y verdadero Sol, Jesucristo, que vino al mundo para traer a los hombres la luz de la verdad.

Y este dato me lleva al próximo punto…

Razón #2: La celebración de la Navidad tiene su fundamento en el paganismo. Sukkot es una celebración bíblica.

Ya usted lo vio en la cita anterior.

La Navidad es producto del sincretismo religioso –una mezcla de conceptos bíblicos con creencias y prácticas paganas– creada con la intención de ganar mas seguidores. En este caso, la celebración del nacimiento del Mesías el 25 de diciembre está asociado con el Mitraísmo romano, las Saturnales y en especial la celebración del nacimiento del Sol Invictus (sol invencible). Vea el artículo de Wikipedia sobre las Saturnales para más detalles.

Entonces, ¿tiene sentido celebrar una fiesta cuya base está en el paganismo –prácticas que el Creador nos instruye a erradicar?

Lo cual, nuevamente, me lleva al punto #3…

Razón #3: Yahweh nos instruye a obedecer su Palabra, y a alejarnos de las prácticas paganas.

Si analizamos bien, al celebrar la Navidad lo que estamos haciendo es adoptando una práctica del paganismo, mezclarla con datos bíblicos, y creernos que estamos honrando al Creador en el proceso.

Pero le tengo una mala noticia.

La práctica de adoptar creencias del paganismo y adoptarlas en nuestra fe no es agradable ante los ojos del Altísimo. En la antigüedad, Yahweh advirtió al pueblo Israelita que no adoptaran las creencias ni las prácticas de las naciones que le rodeaban:

No te inclinarás a sus deidades, ni les servirás, ni harás como ellos hacen; antes las destruirás del todo y quebrantarás enteramente sus estatuas. Éxodo 23:24 (RVR2016)
Y no anden ustedes en las prácticas de la nación que yo echaré de delante de ustedes; porque ellos hicieron todas estas cosas y los tuve en abominación. Levítico 20:23 (RVR2016)

Irónicamente, esto es precisamente lo que los líderes de la iglesia han hecho. Nos han enseñado que está bien adoptar las “creencias de los pueblos” siempre y cuando lo sustentemos con datos bíblicos (fuera de contexto, claro está).

Pero lo peor es que la gente se ha sumergido tanto en esta mentira que ha olvidado las verdaderas celebraciones bíblicas. En este caso, la Navidad ha reemplazado la celebración que verdaderamente está asociada con el nacimiento del Mesías: Sukkot.

¿Estará correcto esto antes los ojos de nuestro Creador? No lo creo.

Yo me Quedo con mi Cabaña

Que me digan anticuado. Que me miren como si estuviese loco. Que me tilden de judaizante.

No me importa.

Si me dan a escoger entre el arbolito de Navidad o la cabañita de Sukkot, me quedo con la cabaña. Mi fe se fundamenta en la Escritura, no en cuentos de hombre hechos a conveniencia.

No sé usted, pero “yo y mi casa serviremos a Yahweh.” Josué 25:15 (RVR2016)

Una Invitación Especial

¿Celebra usted Sukkot? ¿O lo celebrará por primera vez este año?

Le invitamos a compartir en las redes sociales fotos y vídeos de sus preparativos, cabañas y actividades de celebración; así como mensajes, versos y reflexiones sobre Sukkot. Use la etiqueta #YoCelebroSukkot para identificarlas.

¡Ayúdenos a anunciar al mundo virtual que es tiempo de celebrar fiesta a Yahweh, y erradicar las celebraciones paganas de nuestra vida!

#YoCelebroSukkot

 

Ángel Candelaria

Anciano y coordinador técnico en el área de informática de AYIN. Autor del libro ¿Fiestas Judías... o Fiestas de Yahweh? Profesor de música, guitarrista y director musical de AvdeYah.

4 comentarios en “La Cabaña vs. el Árbol (y 3 Razones por las Cuales Prefiero Sukkot a la Navidad)

  1. Shalom Ubrajot, hermano me siento feliz al guiarme por las sendas antigue de la escritura en mi casa hoy guardaremos el shabbat de sukkot. Muy agradecido con el mnisterio de asamblea de YAHWEH por las enseñanza que me envia constantemente.

Los comentarios están cerrados.