Cautivos o Libres (II)

Por: Esther Vargas García

De acuerdo al compromiso adquirido en nuestra reflexión pasada, presentamos esta segunda parte, deseando que sea de edificación para la asamblea y de agrado a nuestro bendito Padre Yahweh, a El sea todo el honor, la alabanza y agradecimiento, en el Nombre sobre todo nombre, Yahoshúa nuestro maestro y salvador. Amén

“Qué acuerdo puede haber entre el templo de Yahweh y los ídolos, porque nosotros somos el templo de Elohim vivo, como dijo Yahweh: habitaré y andaré entre ellos, yo seré su Elohim y ellos serán mi pueblo. Por eso salgan de en medio de ellos, y apártense dice Yahweh, no toquen lo inmundo y yo los recibiré.”[1]

… Al Octavo día, y después de la consagración de Aharón como sumo sacerdote y la de sus 4 hijos, Nadav, Abihu, Elazar e Itamar, como sacerdotes, se dio inicio al ministerio sacerdotal.

Comprendemos en el lenguaje hebreo que “Octavo” nos habla de un comienzo nuevo y completo, como vida por delante.

Estos sacerdotes señalados, empezarían realizando las ofrendas por ellos mismos y por todo el pueblo de Yisrael.[2]

Con este evento muy importante, con el conocimiento de las moedím dadas al Pueblo de nuestro Poderoso y la presencia de Yahwéh en fuego, los hijos de Aharón; Nadav y Abihu mezclaron lo profano con lo sagrado, pretendiendo presentar una ofrenda aceptable a Elohim.

Ellos ofrecieron lo que se veía bueno a sus ojos, una preparación que a ellos les pareció correcta, ignorando la orden divina de Yahwéh Avinu, y cayeron muertos en ese mismo instante.

Ellos ofrecieron fuego extraño.[3] 

Ellos fueron instruidos por Mosheh y Aharón, no tenían pretexto de no conocer o entender las instrucciones correctas.

Esto fue un asunto de desobediencia, un asunto de su mente/corazón, lleno de religiosidad y justicia propia y eligieron lo que ellos creyeron era mejor, que lo que les había instruido como Palabra de Elohim.

Interpretar la Toráh con ojos humanos conlleva a muerte espiritual.

En ese tiempo glorioso, los sacerdotes representaban la santidad de Yahwéh, bendito es Él.

La naturaleza pecaminosa, y religiosa no puede sobrevivir en santidad, ni permanecer en lo que es “Su reino de Sacerdotes y Nación Santa”; nosotros la asamblea/pueblo de Yahwéh tenemos que rendirnos ante la obra redentora de Yahoshúa, con nuestros corazones circuncisos ante el Padre bore Olam!! Necesitamos de Mashíaj, para tener vida renovada!!

Así hoy día nosotros

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anuncien las virtudes de Aquel que los ha llamado de tinieblas a su luz admirable, ustedes en el tiempo pasado no eran pueblo, pero ahora son pueblo de Yahwéh, no habían alcanzado misericordia, pero ahora han alcanzado misericordia.”[4]

El Sheliaj Yojanán nos dice: NO amen al mundo ni las cosas que están en el mundo, si alguno ama al mundo, el amor del Padre no esta en él, porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre sino del mundo, y el mundo esta pasando y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Elohim permanece para siempre.[5]

Igual paso en el Eden, Yahweh dio mandamiento al primer hombre y la primera mujer sobre alimento, El jardín de Eden tenia frutos puros y frutos impuros/no autorizados.

DE LA TIERRA: El árbol de la Vida tenía fruto comestible con semilla que produce vida.

El árbol del bien y del mal, fruto sin semilla o cualidades de sostenimiento de vida en el fruto, no comestible, este hombre y esta mujer fueron engañados por el deseo de la carne, el deseo de los ojos y el orgullo de la vida, proceder religioso, creer que serian como Elohim y que no morirían, no pudieron resistir la tentación del Najash.

Esto los hizo impuros y trajo la muerte sobre ellos.[6]

La Torah/instrucciones de Yahwéh que hablan de los alimentos están vigentes.

Alimentos como la sandía, uvas y más frutas de semillas, hoy día podemos constatar en el mercado cada vez mas, uvas; melones, limones etc. sin semilla.

Alimentos alterados genéticamente, por la mezcla de dos semillas o más, cambiando el orden original sobre la tierra y los productos de Yahweh Elohim.

Esto resulta en un híbrido, alimento alterado considerado no saludable por la sociedad de salud, aunque estas mismas, generalmente lo pasan por alto. Y con esto solo gana la mercadotecnia.

Abba Yahweh creó los ANIMALES y nos dio los limpios para alimento.

Los demás animales son considerados inmundos o impropios para la ingesta, este tipo de animales no son alimento, están en el mundo para mantener el equilibrio de la tierra, de los mares y el aire, su tarea es mantener el balance del medioambiente.

Varios de ellos actúan como aspiradoras, limpiadores, depositarios de basura y purificadores de agua, tierra y aire.

Estos excavadores están llenos de parásitos, gusanos y enfermedades.

Por tanto, cuidemos lo que ingerimos, de no acatar las instrucciones de Elohim seremos los responsables de acarrear maltrato a nuestro cuerpo físico y alterar nuestro sistema nervioso, cerebro y por ende nuestro pensamiento.

LA SANGRE Y LA GRASA.

Están mencionadas juntas en Wayiqra, La Escritura es enfática al instruir en no comer grasa ni sangre.

No solo la grasa física es dañina para nuestro cuerpo volviéndose en un asesino potencial, sino que puede representar los pensamientos dañinos que actúan en nuestro espíritu, mente/corazón y cuerpo físico produciendo desbalance que, a la larga, traen enfermedad y muerte.

Ejemplo de ello son el temor, el estrés, y la ansiedad, pueden resultar en obesidad en nuestro cuerpo.

Nuestros cuerpos son templos de Yahweh y somos responsables por mantenerlo sano y limpio, y no coquetear con el engaño y la mentira.

La obediencia trae consigo bendiciones, para larga vida física y vida eterna.  

Miren que pongo hoy delante de ustedes la bendición y la maldición; Bendición si obedecen los mandamientos de Yahweh su Elohim, que yo les ordeno hoy, y maldición si no obedecen los mandamientos de Yahweh su Elohim, sino que se apartan de la senda que les trazo hoy, y siguen a otras deidades.”[7]

El sacerdocio al que hemos sido llamados requiere de santidad, para servir con Yahoshúa nuestro Mesías, para el Reino de Yahweh.

Seamos esa novia pura y sin mancha, que desea encontrar nuestro Mesías Yahoshúa cuando venga en poder y gran majestad.

“Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre, porque de adentro del corazón del hombre, proceden los malos pensamientos, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la lujuria, la envidia, la blasfemia, la insolencia y la insensatez. Todas estas maldades salen del interior (contaminado) y contaminan al hombre.”[8]

Recuerda que hay productos “semi” alimentos, procesados que alteran nuestro PH, producen grasa y glucosa muy mala, daña nuestro cuerpo y se proyecta en nuestra mente.

En la SANGRE esta la vida.

La sangre es parte del sistema de limpieza de nuestro cuerpo y la de los animales, trabajando en los organismos como limpiadora de los riñones, piel, pulmones, intestinos y de todo aquello que es nocivo a nuestros cuerpos y en los animales.

Si comemos animales con su sangre y animales no autorizados en la Escritura, podemos adquirir diversas enfermedades, pero ante todo perdemos el respeto y el valor por la vida.

Y más aún las hormonas, y químicos que permanecen de por vida en esos animales criados por el mercantilismo, nos dañan y contaminan, física y mentalmente.

La sangre en la carne, afecta directamente en el deseo y apetito sexual de las personas. Placer no significa amor, pon atención a tu dieta, pues esto puede ser una puerta a los deseos desordenados de la carne.

También es una puerta que se abre a las practicas ocultas, dilatando las pupilas y alterando el pulso, convulsionando la mente, llevando al individuo a un comportamiento agresivo volviendo aceptable la ira; ingresan actitudes como depresión y pensamientos impuros de una mente alterada, y la calidad de vida cambia, debilitando la mente, con el peligro de llegar a ignorar a nuestro bendito Creador.

ustedes que comen con sangre, alzan sus ojos hacia sus ídolos y derraman sangre, ¿tomarán posesión de la Tierra?…[9]

DE LAS AGUAS.

Solo pescado con escamas y aletas, podemos comer, son alimento.

Las conchas, las almejas, ostras, moluscos son filtros inmóviles. Los peses sin escamas no los debemos comer, son filtros limpiadores de las aguas, ese es su trabajo, recogen y absorben hasta mercurio, y químicos derramados, están llenos de parásitos.

Camarones, cangrejos y otros como calamares y pulpos limpian también la escoria de las aguas, las ballenas filtran la superficie marina.

El tiburón y otros de su especie, remueven grandes cantidades de desechos, Yahweh Avinu nos dice claramente que no comamos estos, deterioran nuestra salud física, mente y espíritu, alejándonos de El.

INSECTOS RASTREROS, ALADOS y ENJAMBRE.

… Estos pueden comer de entre todos los insectos alados que caminan en cuatro patas, todos los que tengan sobre sus patas unas zancas para saltar sobre el suelo, de estos podrán comer los siguientes: langosta de toda variedad, todas las variedades de langosta calva, grillos de toda variedad y todas las variedades de saltamontes.[10]

Porque yo soy Yahweh su Elohim, ustedes se consagrarán y serán santos, porque Yo soy santo. No se harán impuros por medio de ningún reptil que se mueve sobre la tierra, porque Yo Yahweh soy el que los saco a ustedes de la tierra de Mitsrayim para ser su Elohim; ustedes serán consagrados porque Yo soy santo, esta es la instrucción sobre los animales, las aves, todas las creaturas vivientes que se mueven en el agua y todas las creaturas que viven sobre la tierra. Para que se distinga entre lo impuro y lo limpio, entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.[11]

La obediencia trae bendiciones. La comida es un punto que nos conduce a ser puros y consagrados, no es asunto de salvación sino de mostrar que andamos en el camino de redención, que nos marca y ayuda física y espiritualmente, una vez entendido esto, la elección es nuestra.

¿Obedecemos y somos libres o seguimos siendo esclavos, cautivos?

Recuerda: lo que comemos nos afecta para bien o para mal.

Estas leyes dietéticas son aplicables hasta el día de hoy, para todo el pueblo de Yahweh.

Como hijos obedientes, no se conformen a las pasiones que antes tenían, cuando estaban en su ignorancia. Antes bien, así como aquel que los ha llamado es santo, también sean santos ustedes en todo aspecto de su manera de vivir. Porque está escrito: “Sean santos, porque yo soy santo”.[12]

¡Mejor es el final que el principio del negocio!!![13]

Todah rabah Yahweh Avinu, por permitirme terminar esta reflexión sobre la pureza, sin tu Palabra y sin mi maestro tu hijo Yahoshúa no hubiera podido.

Gracias a mi esposo, José Iturralde por su ayuda y consejo.

Gracias a Carl y Julie Parker, por su ayuda en el tema desde, abril 2009 MIA.

Todas las citas bíblicas son de la Versión Israelita Nazarena, 2012.


[1] 2ª Co 6:16

[2] Wayiqra/Levítico 8

[3] Wayiqra/Levítico 10

[4] 1ª de Pedro 2:9 VIN

[5] 1ª Yojanán 2:15-17.

[6] Bereshit 3

[7] Devarim 11:26.

[8] Marcos 7:20-23

[9] Ez.33:24

[10] Wayiqra/Levítico 11:21

[11] Wayiqra/Levítico 11:44

[12] 1ª Kefá 14:16

[13] Qohélet 7:8.

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x