El Leproso en Isaías 53

Fue despreciado, desechado por los hombres; varón de sufrimientos, familiarizado con la enfermedad. Como uno que esconde su rostro de nosotros, fue menospreciado, y lo estimamos como nada. Sin embargo eran nuestras enfermedades las que llevaba, nuestros sufrimientos los que soportó. Nosotros lo contamos como plagado [nagúa], herido, afligido por Elohim. Pero él fue herido por nuestros pecados, molido por nuestras maldades. Llevó el castigo que nos restauró, y por sus heridas fuimos nosotros sanados. – Isaías 53:3-5 (VIN)

El comentarista judío Rashi, al parecer por la gran cantidad de judíos que se convertían al cristianismo en su época, propuso interpretar el capítulo 53 de Isaías para que se entienda que habla simbólicamente del pueblo de Israel. Pero sabemos que, antes y después de su época, hubo sabios judíos que interpretaron que ese capítulo se refiere al Mesías. Un ejemplo de ello lo tenemos en el mismo Talmud de Babilonia, que registra enseñanzas de muchos rabinos de renombre, y que habla de la discusión sobre cuál sería el apelativo para el Mesías.

Los rabinos dijeron: Su nombre es “el estudioso leproso”, como está escrito [Is.53:4], “Ciertamente llevó nuestras penas, y cargó nuestras tristezas, sin embargo, nosotros le consideramos como un leproso, herido de Dios y afligido.” – Talmud de Babilonia (Sanedrín 98b)

¿Por qué relacionaron la lepra (tsaraat) con el Mesías? Es interesante notar que la palabra “plagado” se traduce del hebreo “nagúa“, que también puede traducirse como “llagado“. Y tiene como raíz hebrea la palabra “nagá“, que también es raíz de la palabra “negá“, la que se traduce como “llaga” o “plaga“. Y en el pasaje de Lev.13:2 leemos:

Cuando un hombre tenga en la piel de su carne hinchazón, o erupción, o mancha blanca, y se convierta en llaga de lepra en la piel de su carne, será llevado al sacerdote Aarón, o a uno de sus hijos los sacerdotes. – Lev.13:2 (BTX3)

La traducción de “llaga de lepra” se hace del hebreo “negá tsaráat“, y era la señal de una persona que será considerada por el sacerdote como “leprosa” o “metsorá“; la cual debía ser puesta a vivir en cuarentena fuera del campamento de Israel para su sanamiento. Los Sabios enseñaron que esa afección sobrenatural surgía por determinados pecados, como la soberbia y la envidia, pero sobre todo por la maledicencia, conocida en hebreo como “lashón hará“, donde entran los chismes, la calumnia, y en general el mal uso de la lengua. Por tal razón Miryam fue afectada por esa lepra por haber hablado “a espaldas” (con su hermano Aharón) sobre su hermano Moisés, incluso con rebeldía también, tal como se relata en Núm.cap.12.

Sin embargo, el ejemplo de la afección de “tsaráat” simboliza más profundamente la contaminación del alma con cualquier tipo de pecado. Se puede deducir esto porque también David fue afectado por esa lepra al haber cometido adulterio. David dijo en el conocido Salmo del arrepentido:

Purifícame con hisopo para que quede limpio; lávame hasta que quede más blanco que la nieve.Salm.51:7 (VIN)

Y el hisopo era uno de los elementos del sacerdote que debía usar para la purificación de la persona que sanó de lepra. Así como está escrito:

Yahwéh le habló a Moshéh y le dijo: “Esta será la ley para un leproso cuando vaya a purificarse: Cuando se le haya informado al sacerdote, el sacerdote saldrá del campamento. Si el sacerdote ve que el leproso se ha curado de su afección escamosa, el sacerdote mandará que se traigan dos aves limpias vivas, madera de cedro, tela escarlata, e hisopo para el que va a purificarse. – Lev.14:1-4 (VIN)

La lepra era una especie de erupción blanca en la piel en partes del cuerpo, y David pedía que sea purificado con hisopo para quedar más blanco que la nieve. ¿Por qué dijo eso? Más allá de que el blanco pueda simbolizar la santidad, se relaciona más con el siguiente pasaje enigmático:

Si la erupción se extiende sobre la piel de modo que cubre toda la piel de la persona afectada de pies a cabeza, hasta donde pueda ver el sacerdote –si el sacerdote ve que la erupción ha cubierto todo el cuerpo– declarará limpia a la persona afectada; es limpio porque se ha vuelto todo blanco. – Lev.13:12-13 (VIN)

David le pedía a Yahwéh que lo purificara con hisopo, quizás teniendo en cuenta la condición del pasaje anterior, para quedar “más blanco que la nieve“, o sea, limpio y perdonado. Y aquí debemos poner atención en el pasaje que dice:

El sacerdote mandará que se traigan dos aves limpias vivas, madera de cedro, tela escarlata, e hisopo para el que va a purificarse. El sacerdote mandará degollar una de las aves sobre agua fresca en una vasija de barro; y tomará el ave viva, junto con la madera de cedro, la tela escarlata y el hisopo, y los mojará juntos al ave viva en la sangre del ave que fue degollada sobre el agua fresca. Entonces la rociará siete veces sobre el que se va a purificar de la erupción y lo purificará; y dejará libre al ave viva en el campo.Lev.14:4-7 (VIN)

Los comentaristas judíos trataron de darle algunas interpretaciones profundas a este pasaje, pero no pudieron entenderlo a la luz de la sabiduría que nos da Yahwéh, a través del Mesías por haber creído en él. Y el Moréh Yosef Alvarez nos ayudó a comprender ese pasaje como sigue.

¡Dos aves limpias vivas representan al Mesías! Un ave inmolada es la muerte de Yahoshúa el Mesías, y el ave que es dejada viva es su resurrección. El Mesías pudo cargar con los pecados del mundo porque fue completamente limpio, sin pecado. Por eso es como si fuera considerado un “leproso”, porque nuestras “lepras espirituales” cayeron sobre él.

¿Qué debía tener el sacerdote para purificar a la persona sanada de lepra?

1) Madera de cedro, que puede aludir al madero donde fue ejecutado el Mesías. Y también puede simbolizar, siendo el cedro un árbol fuerte y alto, a la grandeza o gloria que tenía el Mesías preexistente como puro espíritu en el cielo, siendo el Hijo Unigénito del Todopoderoso Yahwéh. Esa grandeza la recupera luego de humillarse (representado con el hisopo), tal como se entiende de sus palabras (en Juan 8:28, VIN): “Entonces Yahoshúa les dijo: Cuando hayan levantado al Hijo del Hombre, entonces entenderán quién soy yo, y que nada hago por mi propia cuenta; sino que hablo estas cosas porque así me las enseñó el Padre.“. ¿Qué entenderán? Lo que dijo luego (en Juan 12:32, VIN): “Y yo, cuando me levanten de la tierra, atraeré a todos hacia mí.“. Al levantarlo en el madero sufre la muerte, pero esa misma muerte se transforma en victoria según el Plan de Yahwéh.  ¿Por qué los atraerá? Porque serán justificados con su sacrificio redentor para que tengan vida eterna, tal como está escrito en declaración de Yahwéh (en Is.53:11, BTX3): “Gracias a la aflicción de su alma [hasta la muerte], verá la luz [resucitará] y quedará satisfecho. Por su conocimiento, mi siervo, el Justo, justificará a muchos. Y cargará con los pecados de ellos.“.

2) Y el hisopo, como pequeño arbusto, representa la humildad y humillación que tuvo que sufrir el Mesías cuando se hizo hombre. Por eso dijo el Profeta: “Fue despreciado, desechado por los hombres…Como uno que esconde su rostro de nosotros, fue menospreciado, y lo estimamos como nada.” ¿Quién hizo eso? El pueblo judío en general que lo rechazó como Mesías, en principio, por obra del Altísimo. Luego todos los que creyeron en él y lo despreciaron abandonándolo como Mesías, que es estimarlo también como nada. A todos ellos les pregunta el Profeta (en Is.53:1, VIN): “¿Quién puede creer lo que hemos oído? ¿Sobre quién se ha revelado el brazo de Yahwéh?” Siendo el “brazo de Yahwéh” el Mesías, se ha revelado a sus creyentes, sus “amigos”.

3) Tela escarlata es como de color rojo muy vivo, como la sangre, y representa la sangre derramada por el Mesías para expiar pecados. Este simbolismo se emparenta con la sangre del cordero de Pesaj (Pascua), la que liberó a los israelitas de Egipto, como se relata en Éx.cap.12. ¿Qué se usó para rociar con sangre en los dinteles de las puertas? ¡El hisopo! Y los sabios dicen que la madera también utilizaron. Y además se emparenta con la expiación que hacía la ceniza de la “vaca roja”, como se detalla en Núm.cap.19; vaca que era sacrificada y representa al Mesías que murió. La vaca era quemada completamente, ¿junto con cuáles tres elementos? ¡Madera de cedro, hisopo y tela escarlata! Todo eso se transformaba en cenizas que simbolizan al Mesías resucitado, y que expía los pecados de las personas que en él crean. Esas cenizas también purificaban a una persona que tenía contacto con un cuerpo muerto, considerado impuro porque le faltaba la pureza de la energía de vida. Ese contacto también simboliza el elegir en la vida andar como “muertos”, espiritualmente hablando, sin honrar y sin servir al Todopoderoso. Gracias al Mesías, Shaúl de Tarso (Pablo) nos aconseja (en Rom.6:11-13, VIN): “Así también ustedes, considérense muertos para efectos del pecado, pero vivos para Elohim en el Mashíaj Yahoshúa. (12) Así que no reine el pecado en su cuerpo mortal, de modo que obedezcan a sus malos deseos. (13) Ni tampoco ofrezcan sus miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino ofrézcanse ustedes mismos a Elohim como vivos de entre los muertos, y sus miembros a Elohim como instrumentos de justicia.“. En el Mesías vivimos hoy “para siempre”, entre muchos “muertos”. Por eso dijo el Mesías (en Juan 11:25, VIN): “Yahoshúa le dijo: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. (26) Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees esto?”“. Viviendo en el Mesías se posee potencialmente la vida para siempre, tal como él mismo lo dio a entender (Juan 5:24, VIN): “En verdad, en verdad les digo que el que oye mi palabra y le cree al que me envió tiene vida eterna. El tal no va a juicio, sino que ha pasado de muerte a vida. (25) En verdad, en verdad les digo que viene el tiempo, y es ahora, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Elohim, y los que oigan vivirán.“. No se refiere a muertos físicos, sino a “muertos” en vida por sus impurezas y necedades, porque no poseen la vida pura con fe que glorifica a Yahwéh. Y a esos “muertos”, que creen al Mesías, les da vida perpetua antes de que mueran físicamente.  O sea, que la muerte será sólo una transición a la vida sin fin.

¿Qué otra cosa debía hacer el sacerdote para la purificación? Dice el texto: “mandará degollar una de las aves sobre agua [máyim] fresca [jayím] en una vasija de barro“. La palabra hebrea “jayím” puede traducirse también como natural, corriente. Pero literalmente significa “viva“. ¿Y qué puede simbolizar “vasija de barro“? Pues nuestro débil cuerpo mortal. Entonces, el ave que muere representa al Mesías que muere para que los creyentes en él reciban el espíritu de santidad, como el “agua viva“, cuando son sumergidos en su nombre. Por eso dijo el Mesías (en Juan 7:38, VIN): “El que crea en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior.“. Y a la samaritana le dijo (en Juan 4:14, VIN): “Pero cualquiera que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.“.

Nosotros, sin el Mesías, estábamos muertos, sin agua viva, impuros como con lepra, apartados del pueblo de Yahwéh. Pero al morir con él, creyendo en él, somos rociados por su sangre derramada, “siete veces“, que simboliza la justificación para tener vida eterna. El ave, que es mojada junto a los otros elementos con la sangre del ave sacrificada, simboliza que el Mesías tomó nuestra “lepra”, cargó con “nuestras enfermedades” y con “nuestros pecados“, y “Llevó el castigo que nos restauró, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.“. Esto último se simboliza con la liberación del ave en el campo, ¡Bendito sea el que viene en el Nombre de Yahwéh! Entonces ocurre lo que dijo Shaúl (Pablo) en:

Porque el Elohim que mandó resplandecer la luz en las tinieblas es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para darnos la luz del conocimiento glorioso de Elohim en el rostro de Yahoshúa el Mashíaj. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que se vea que la excelencia de este poder viene de Elohim, y no de nosotros. – 2Co.4:6-7 (VIN)

Así como el Mesías “vió luz eterna” luego de morir, también nosotros en el Mesías tenemos luz junto con el agua viva, pero aún como tesoro en “vasos de barro“. ¿Qué significa esto? Que la purificación que mencionamos con las aves se puede entender como el proceso de toda la vida en la que uno debe purificarse también para liberarse de pecados. Porque nuestra debilidad carnal no nos deja disfrutar totalmente del tesoro que recibimos de Yahwéh en esta vida. Ese disfrute completo será para cuando regrese el Mesías y para siempre.

Se relata del Mesías cuando estuvo en el mundo:

Cuando bajó del monte, le siguió mucha gente. Y vino un leproso y se postró ante él diciendo: “Maestro, si quieres, puedes limpiarme”. Yahoshúa extendió la mano y lo tocó diciendo: “Quiero. Queda limpio”. Y al instante quedó limpio de la lepra. Entonces Yahoshúa le dijo: “Mira, no se lo digas a nadie; pero ve, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que mandó Mosheh, para testimonio a ellos”. – Mat.8:1-4 (VIN)

Aquí está la señal para los sacerdotes de que él era el Mesías, mandándole al sanado que cumpliera con los requerimientos de la Toráh (Ley), ya que estaba el Templo en pie y oficiaban los sacerdotes; y por esto muchos creyeron en él. Aquí está la prueba de lo que dijeron los rabinos en el Talmud, sobre que el Mesías sería llamado “el estudioso leproso“. Y “estudioso” es porque nadie tuvo, como humano, mayor conocimiento que él, pues nadie tuvo una relación tan cercana con Yahwéh que él. Pongan atención que el leproso es limpiado, más que sanado de la lepra. ¿Limpio de qué? De sus pecados. Lo que significa que sus pecados son perdonados para que continúe el proceso de purificación creyendo en él, e imitándole. Esto es lo que enseña Isaías 53. Por eso le dijo a otro que había sanado (en Juan 5:14, VIN): “Después Yahoshúa lo halló en el Templo y le dijo: ‘Mira, has quedado sano; no peques más, para que no te ocurra algo peor’“.  Y también le dijo a la mujer adúltera perdonada (Juan 8:10-11, VIN): “Entonces Yahoshúa se enderezó y le preguntó: ‘Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?’ Y ella dijo: ‘Ninguno, Maestro’. Entonces Yahoshúa le dijo: ‘Yo tampoco te condeno. Vete y en adelante no peques más’“. De esto se trata la purificación del sacerdote en los tiempos antiguos, como leímos en el pasaje de Levítico; la persona purificada debía arrepentirse del pecado que la llevó a sufrir la lepra y comenzar a respetar los Mandamientos, que son muchos los violados con la maledicencia. Y en este caso, del Mesías como Sumo Sacerdote según el orden de Malki-Tsédek (Rey Justo), como explica Shaúl (Pablo) en Heb.cap.6 y 7, estos pasajes enseñan que la justificación que provee la fe en el Mesías debe ir acompañada por la obediencia a los Mandamientos de Yahwéh.

Gavriel Manfredi

Colaborador y hermano en la fe de la Asamblea de Yahwéh Internacional.

Latest posts by Gavriel Manfredi (see all)

7 comentarios en “El Leproso en Isaías 53”

  1. Gracias por la explicación. Que El Señor Dios Todopoderoso nos AYUDE EN NUESTRA VIDA ESPIRITUAL.
    Agradecida con esta enseñanza.

  2. Shalom Hermano Gabriel Manfredi
    Me llamo Anton Fernández y resido en la zona de Manchester en el Reino Unido. Estoy creando un sitio web para Nazarenos que al igual que yo quieren aprender a seguir a Yahshua de la mejor manera posible.
    Este sitio llevará artículos de distintos autores. Quisiera pedirte permiso para publicar tus artículos como por ejemplo ‘El Leproso en Isaías 53’. Dichos artículos también serian traducidos al inglés y publicados.
    Tus escritos son una bendición y de esta forma más hermanos podrían beneficiarse de ellos.
    Que el Eterno bendiga la labor de tus manos.
    Anton Fernández

    • Shalom Anton.
      Como hermanos en la fe, no tengo objeción en que use nuestros artículos. Le comentaré a Gabriel sobre su petición, pero no creo que él tampoco tenga problema en ello.
      Sin embargo, desde el punto de vista técnico yo no le aconsejaría hacerlo. Google y otros motores de búsqueda consideran como plagio el copiar contenido de otros lugares públicos en la red y publicarlo en su web. Si lo hace, Google se dará cuenta que es copiado y le aplicara una penalización a su web, lo cual provocará que salga en los últimos lugares en los resultados de búsqueda, o simplemente no aparezca. Si su intención es llegar a la mayor cantidad de personas posibles, no creo que esto le convenga.
      Lo recomendable sería que en su web colocara un enlace hacia nuestro artículo, en vez de copiar el contenido del mismo. Así se evita una penalización de parte de Google que pudiera reducir el alcance de sus escritos en la red.
      Claro, usted decide en última instancia. Si desea utilizar los estudios de nuestra página, con nosotros no hay problema. Pero ya está advertido de las consecuencias que puede afrontar a corto o largo plazo.
      Bendiciones del Todopoderoso para usted y su labor de servicio en la red.

    • Shalom hermano Anton.

      Estoy en todo de acuerdo con lo que le ha dicho el hermano Angel Candelaria y su consejo. Que sea muy bendecido por el Altísimo. Gracias por sus palabras.

  3. Esto nos muestra que tenemos que estar atentos para no cometer los mismos errores una y otra vez. Aferrarnos de Ha Mashíaj es lo único que nos puede ayudar, sólos no podemos con la lepra moderna (pornografía, maltrato, redes sociales mal usadas, etc.) Quiero esa agua con la cual no tendré más sed!! Exaltado sea Yahweh y su amado hijo Yahoshúa Ha Mashíaj!!

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x