El Mesías en Sukkot

A través de la Escritura la figura del Mesías está muy presente en todas las celebraciones bíblicas. La Fiesta de las Cabañas (Sukkot) no es la excepción, como veremos en breve.

Para comenzar, ciertas declaraciones que Yeshúa emitió durante su tiempo en la Tierra fueron hechas en el contexto de la Fiesta de las Cabañas. Por ejemplo:

En el último día, el día grande de la Fiesta, Yahoshúa se puso de pie y alzó la voz diciendo: ‘Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que crea en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior’.” Juan 7:37-38 (VIN2007)

El “último gran día” que se menciona en este pasaje corresponde a una antigua ceremonia hebrea llamada Hoshaná Rabah (La Gran Súplica), la cual se realizaba durante el séptimo día de la Fiesta de Sukkot. Durante esta ceremonia, se realizaba una procesión en la cual se le daba la vuelta al altar del templo siete veces, en conmemoración de la caída de las murallas de Jericó (Josué 6). Mientras tanto, todo el pueblo cantaba y exclamaba el texto del Salmo 118:25: “Oh Yahweh, salva ahora, te ruego: Oh Yahweh, te ruego que hagas prosperar ahora.” (RVR2011), mientras batían ramas de distintas clases.

Ahora, para entender mejor el contexto de las palabras pronunciadas por Yeshúa en Juan 7:37-38, es necesario también estar familiarizado con otra ceremonia antigua llamada Simjat Bet HaShoevah (La Alegría de la Ofrenda de las Aguas). Durante la Fiesta de Sukkot, era costumbre que cada día de la fiesta un sacerdote descendiera al estanque de Siloé y llenara un jarro de agua. Luego el sacerdote subía nuevamente al templo, y derramaba esta agua en el altar. Finalmente, los sacerdotes pronunciaban el texto encontrado en Isaías 12:2-3:

He aquí el Poderoso es mi salvación; me aseguraré, y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es Yahweh, el cual ha sido salvación para mí. Sacarán aguas con gozo de la fuentes de la salvación.”(RVR2011)

Curiosamente, la palabra traducida en este verso como salvación es el término hebreo yeshuah (#3444 en el diccionario de hebreo Strong). Esta palabra es muy similar al nombre de nuestro salvador, Yeshúa, el cual también significa salvación (aunque hay que aclarar que no son exactamente iguales, pues Yeshúa es un nombre masculino, mientras que yeshuah es un término femenino). Por ende, este verso puede verse como un anuncio profético de la obra redentora del Mesías.

La ceremonia se hacía para conmemorar el evento narrado en Éxodo 17:1-7, en el cual Yahweh suplió agua al pueblo a través de la roca en el monte de Horeb. Esta ceremonia, aunque probablemente no era comprendida en su totalidad, llenaba al pueblo de mucha alegría y regocijo, a tal grado que el tratado Sukkah del Talmud, en el capítulo 5, sección Sukkah 51b, dice que los antiguos rabinos creían que “aquel que no ha presenciado el regocijo en el lugar de la fuente de agua, nunca ha visto regocijo en su vida.”

Ahora que tenemos claro el contexto de estas dos ceremonias, podemos entender lo que está sucediendo en Juan 7:37-38. El sacerdote regresa del estanque de Siloé, y derrama el agua en el altar. Luego los sacerdotes comienzan a dar las siete vueltas al altar, mientras todos claman a viva voz, “Oh Yahweh, salva ahora” al son de instrumentos musicales y mientras batían sus ramas. Y de momento, justo al terminar la ceremonia, Yeshúa levanta su voz y dice:

Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba. El que crea en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior.” Juan 7:37-38 (RVR2011)

Verdaderamente las palabras de Yeshúa cambiaron por completo el significado de estas ceremonias.

Otra declaración realizada por Yeshúa en el contexto de la Fiesta de las Cabañas la encontramos en Juan 8:12:

Yahoshúa les habló otra vez a los fariseos y les dijo: ‘Yo soy la luz del mundo; el que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida’.” (VIN2007)

Es muy probable que Yeshúa, al pronunciar estas palabras, estaba aludiendo a la iluminación del templo durante las noches de Sukkot. Mientras se celebraba la Fiesta de las Cabañas, había mucha actividad de celebración y alegría en las noches. La ciudad estaba muy iluminada, especialmente el templo, ya que las grandes luminarias en el Atrio de las Mujeres en el templo eran encendidas desde el primer día de la fiesta. Edersheim, en su libro El Templo: Su Ministerio y Servicios en Tiempos de Cristo, nos narra lo siguiente:

Al final del primer día de la fiesta, los adoradores descendían al atrio de las mujeres, donde se habían hecho grandes preparativos. Había cuatro candelabros de oro, cada uno de ellos con cuatro cuencos de oro, y contra ellos descansaban cuatro escaleras; y cuatro jóvenes del linaje sacerdotal sostenían cada uno un cántaro de aceite, que podía contener ciento veinte log, con los que llenaban cada cuenco. Los viejos y usados calzones y cintos de los sacerdotes se empleaban como mechas para estas lámparas. No había un solo patio en Jerusalén que no quedara iluminado con la luz de ‘la casa del derramamiento de agua’. (p. 304)

Sobre el significado de la iluminación del templo durante esta fiesta, Edersheim nos dice lo siguiente en el libro citado anteriormente:

La luz que resplandecía desde el Templo en la tiniebla alrededor, e iluminando cada patio de Jerusalén, debe haber tenido la intención de ser símbolo no solo de la Shekiná que en el pasado llenara el Templo, sino también de aquella “gran luz” que ‘el pueblo que andaba en tinieblas’ habría de ver, y que iba a resplandecer ‘sobre los que moran en la tierra de sombra de muerte’”. (p. 305)

En la cita anterior, Edersheim está haciendo referencia a Isaías 9:2

El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz: los que moraban en tierra de sombra de muerte, una luz resplandeció sobre ellos.” (RVR2011)

De modo que, cuando Yeshúa pronuncia estas palabras, probablemente aludía al significado de la gran iluminación del templo, lo cual era un anuncio de la “luz del mundo” que ya estaba entre ellos.

Otro aspecto importante al analizar como la figura del Mesías está presente en la Fiesta de las Cabañas es su relación con el reino milenario en la Tierra. De hecho, la Fiesta de Sukkot es considerada un anuncio profético del reino milenario del Mesías. Consideremos el siguiente pasaje de la Escritura:

Y todos los que quedaren de las naciones que vinieron contra Jerusalem subirán de año en año a adorar al Rey, Yahweh de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las Cabañas.” Zacarías 14:16 (RVR2011)

El pasaje citado anteriormente es un anuncio profético de lo que sucederá bajo el reinado del Mesías durante el milenio. Todas las naciones de la Tierra tendrán que subir a Jerusalem a celebrar la Fiesta de las Cabañas. Aquellas que no cumplan con esta instrucción serán juzgadas (Zacarías 14:17-18). De modo que esta instrucción conecta a la Fiesta de las Cabañas con el reino milenario del Mesías.

Finalmente, la Fiesta de Sukkot también conmemora el momento en el cual Yeshúa nació. Lucas 1 narra la visión que tuvo el sacerdote Zacarías, el cual pertenecía a la orden de Abías (Lucas 1:5). 1 Crónicas 24:10 nos indica que la orden de Abías tenía el octavo turno al servir. Los turnos se iniciaban durante la celebración de Pésaj y cada turno servía por espacio de una semana. Por lo tanto, si contamos ocho semanas (correspondiente al octavo turno de servicio) desde la celebración de Pésaj (aproximadamente desde mediados de abril), tenemos que el octavo turno quedaría a principios de junio aproximadamente. Fue en ese momento que Zacarías recibió el anuncio del nacimiento de Juan el Inmersor, y su esposa Elisabet queda embarazada. Durante el sexto mes de embarazo de Elisabet (aproximadamente diciembre), Miryam (María) recibe la noticia de su embarazo, y que su hijo será el Mesías (Lucas 1:26-38). Si contamos nueve meses desde el anuncio, tenemos que el nacimiento ocurrió en el mes de septiembre—época aproximada en la cual se celebra la Fiesta de las Cabañas.

En adición a estos cálculos, el lenguaje utilizado por la Escritura al describir la primera venida del Mesías a la Tierra implica un vínculo con la Fiesta de las Cabañas:

Y aquel Verbo fue hecho carne, y acampó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:14 (RVR2011)

En este pasaje, la palabra acampó corresponde al término griego skenóo (#4637 en el diccionario de griego Strong), el cual significa acampar, ocupar o residir, extender su tabernáculo, habitar, morar. En este verso se puede observar de manera clara la alusión directa a la Fiesta de las Cabañas, cuando todo el pueblo habitaba en moradas temporeras mientras duraba la misma. Esta alusión confirma que el mesías Yeshúa nació durante la Fiesta de Sukkot.

Espero que estos ejemplos le sirvan de referencia para entender cómo la figura del Mesías está presente en la Fiesta de las Cabañas. Para aquellos que hemos recibido a Yeshúa como el Mesías, hacer esta conexión es de vital importancia. Decir que creemos en él, y celebrar Sukkot sin entender esta relación, es prácticamente negar nuestra fe en Yeshúa.

¡Celebremos al Mesías en Sukkot!

Ángel Candelaria

Anciano y coordinador técnico en el área de informática de AYIN. Autor del libro ¿Fiestas Judías... o Fiestas de Yahweh? Profesor de música, guitarrista y director musical de AvdeYah.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x