El Mic está Abierto

Por: Silvina Carrizo

Finalmente, la plataforma Zoom se puso de moda.

Lo usan los docentes para dar clases; se ofrecen por allí cursos teóricos y prácticos, gratuitos y pagos, conferencias y hasta obras de teatro.

Sin darnos cuenta Zoom entró en nuestra cotidianidad, ¡tanto! que también encontrarás páginas que te asesoran cómo vestirte y maquillarte para verte bien cuando entres en ella. 

Recuerdo, que al tiempo de haber dejado de concurrir a una iglesia evangélica en la que participábamos con mi marido, me encontré con unos hermanos en la calle y me preguntaron:

  • ¿Ya no te congregás más?
  • ¡Sí que lo hago! les respondí.

Y les conté que nos reuníamos, en ese entonces, por Teamspeak.

Se miraron y me miraron preocupados por mi salvación.

La comunicación virtual en tiempo de cuarentena

Hace poco recibí por WhatsApp un chiste que mostraba los íconos de Mic y Video de zoom y una leyenda que decía: la fobia de esta cuarentena.

De alguna manera, muchas personas debieron aprender a manejarse en esta virtualidad y como todo lo nuevo, conlleva temores, el no cerrar el mic y el video en determinadas circunstancias, pueden producirnos palpitaciones y cuando menos lo deseamos, convertirnos en la protagonista de un blooper.

Durante la reunión de Shabat de hace pocos días atrás, debimos entrar a través del celular.

Mi teléfono es pequeño por lo que no es fácil su manipulación y además debo hacerlo con anteojos para ver de cerca.

La cuestión es que una vez en la reunión los mensajes de WhatsApp continuaban entrando. Minimicé la reunión y abrí los mensajes para ver de qué manera podía silenciar mientras continuaba en off, la voz de nuestro preciado moréh.

Claro, una empieza a tocar todos los íconos que ve y ¡zas! en tono claro, alto volumen y para los cien allí reunidos la voz de nuestra amada hermana Eli saludándome interrumpe la enseñanza:

  • ¡¡Shabat Shalom, hermanita querida…!!

Y menos mal que me di cuenta y logré detener el mensaje, pero para entonces ya se había producido un gran silencio en la Asamblea y el moréh preguntando:

  • ¿Y eso qué fue? 

Yo, colorada de pies a cabeza.

En Ayin tuvimos que aprender a reunirnos virtualmente de la misma manera que si estuviésemos presentes, porque así era: estábamos juntos y reunidos en el nombre de Yahoshúa, nuestro Mashíaj.

Lo fuimos logrando, gracias al Abba, ¿no les parece?

Aprendizaje en familia

Quiero compartirles un aprendizaje para nuestra vida matrimonial resultante del uso de esta plataforma.

Lo que aprendimos mi marido y yo, a raíz de estos sucesos en zoom, fue a plantearnos que así tendríamos que actuar siempre: como si tuviésemos el mic abierto. Cada vez que alguno de los dos comenzaba a decir algo que no era agradable para nuestro Creador, ya sea queja, ya sea crítica … uno le decía al otro:

  • el mic está abierto, eh”

“Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. ¡Miren cómo un fuego tan pequeño incendia un bosque tan grande! Y la lengua es un fuego (…)”[1]

Nuestro Mashíaj nos enseñó que nuestro pensamiento debe ser limpio[2] y el poner un freno a nuestra boca[3]nos va ejercitando en el observar nuestro pensamiento, ya que las palabras se generan allí.

Si la gracia por la que fuimos salvos está presente en nuestro hablar entonces nuestras palabras serán humildes, serán perdonadoras, agradecidas y esperanzadoras, recordando en todo momento la buena palabra con la que fuimos alimentados.

Tener el Mic abierto en nuestras vidas, nos invita a hablar oportunamente, para edificación y callando también, oportunamente.

No hablar por hablar y recordar que hay temas de los que ya no debemos mencionar siquiera, evitando ser vulgares y desagradables a oídos de nuestro Creador y nuestros hermanos.

Cuanto más llenitos estemos de su palabra, más en luz andaremos y el mic podrá permanecer siempre abierto.[4]

“Sean aceptables las palabras de mi boca y los anhelos de mi corazón delante de ti, Yahwéh, roca mía y redentor mío”[5].

Bendito sea nuestro Elohim Yahwéh y su hijo Yahoshúa.

¡Shalom, mis hermanos!


[1] Yaaqov 3:5-6

[2] Mateo 5:28

[3] Yaaqov 3:3

[4] Efesios 5:4, 4:29; Mishlé 16:24

[5] Tehilim 19:14

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

1 comentario en «El Mic está Abierto»

  1. Magnífica reflexión, querida Silvina. Nuestro micrófono y cámara al Altísimo están siempre abiertos…

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x