¿Existe alguna prohibición en la Torah que aplique a conectarse a la red de internet?

Pregunta:

¿Existe alguna prohibición en la Torah que aplique a conectarse a la red de internet?

Respuesta:

Todos sabemos de los inmensos conocimientos y beneficios que se pueden obtener en la Internet. Pero también existe material absolutamente inapropiado en ese sistema al que se pueden aplicar principios de la
Torah.

Por motivos de trabajo o de estudio muchas personas necesitan ingresar a la red, por lo que no es fácil establecer prohibiciones al respecto.

Aquí aplica el mismo principio que se aplica a libros y revistas sobre obscenidades. Algunas de esas obras inducen a transgredir la prohibición de “No te inclinarás hacia la idolatría”. Además, el observar imágenes prohibidas en internet puede transgredir la prohibición de “No ir tras vuestros ojos”. Sabemos que el mal instinto se expresa a través de lo que ven los ojos. Por lo que el solo hecho de observar imágenes prohibidas representa una trasgresión a la Tora.

Algunas personas argumentan que utilizan internet sólo para sus cuestiones personales o comerciales, sin embargo cada quien es consciente del tremendo descenso espiritual que se experimenta al conectarse a la red, como muchas personas pueden testimoniarlo. Cuantas personas temerosas del Eterno y observantes de los preceptos cayeron en un abismo moral por el solo hecho de conectarse a internet, ya que es muy difícil evitar observar cosas prohibidas.

Por lo tanto está prohibido en principio conectarse a la red regular con la intención de ver pornografía por lo que muchos atraen sobre sí mismos el mal instinto.

La persona que se conecta al internet sin filtro de pornografía está abierta a todas las inmoralidades del mundo, debe ser considerado como una persona que transita por el mundo cargando periódicos llenos de cuestiones inmorales, escritos sobre magia negra, supersticiones, fotografías aterradoras realizadas por criaturas execrables, valores comerciales de dudosa reputación y otro tipo de cuestiones que al margen de la prohibición religiosa se hallan reñidas con la moral y las buenas costumbres, y sin embargo la persona que las carga aduce que no las lee sino que las lleva para facilitarse sus ocupaciones, de hecho cualquiera se alejará de esta persona pues evidentemente se halla muy próxima al pecado y a la inmoralidad.

Sin embargo, en la actualidad, gracias al Eterno, existen empresas que prestan un servicio de internet filtrado de cuestiones inmorales, el cual pueden contratar aquellas personas temerosas del Eterno que necesariamente deben recurrir a la red para sus cuestiones personales o comerciales. Por lo que, es una sagrada obligación de cada quien tratar de contactar a una de estas empresas y evitar que la desidia lo gobierne.

Es preciso tomar conciencia de que un solo pensamiento negativo al conectarse a internet regular desplaza cientos de buenas acciones y estudio que la persona realiza, trasgrede prohibiciones y lo convierte en alguien abominado por el Eterno. Es preciso difundir este tipo de conexión a internet filtrada y a las personas que la utilizan, pues es inalcanzable la recompensa que reciben por tal acción y por evitar la conexión regular que tanto perjuicio ocasiona. Y la experiencia nos muestra que un cambio radical se produce en nuestras vidas al esforzarnos por realizar este cambio.

Hay una recompensa inmensa para las personas que a pesar de poder observar cosas prohibidas se abstienen de hacerlo, acceden a recibir la luz de la divinidad.

Por lo tanto, cada quien, que se preocupa por su integridad espiritual y la de sus hijos, debe utilizar sólo una conexión filtrada y así evitar que el mal instinto gane un lugar en el seno familiar.

Y este mérito, de conectarse sólo a internet filtrado, le servirá para ver hijos y generaciones de descendientes observantes de la Torá y sus preceptos, elevándose permanentemente en el temor al Eterno y la elevación espiritual, en un ambiente de armonía espiritual y felicidad auténtica y prosperidad durante toda su vida.

Concluimos de todo lo anterior, que incluso las personas que no poseen otra alternativa, deben buscar un proveedor de internet que les facilite una conexión filtrada.

(Respuesta contribuida por Rabi Ya´acob Sason)

Yosef Álvarez

Anciano fundador de la Asamblea de Yahweh Internacional, Escuela Hebraica y la revista digital Senda Antigua. Traductor y editor principal de la biblia Versión Israelita Nazarena.