El Peligro de la Tradición Oral

El peligro de la tradición oral

Es casi inevitable: Mencione a alguna persona la frase raíces hebreas, y el tema del judaísmo estará incluido en la conversación. La realidad es que hay una estrecha relación entre ambos conceptos (aunque es importante aclarar que una persona que practica la fe hebrea no necesariamente sigue el judaísmo en el sentido tradicional).

Por ende, no es extraño que las personas que se inician en el estudio de las raíces hebreas de la fe (o como le llaman comúnmente, raíces hebreas del cristianismo) se nutran, principalmente, de fuentes basadas en enseñanzas provenientes del judaísmo. La mayoría del material de estudio y referencias que se consiguen en el Internet, así como libros y cursos tanto en vídeo como audio, son creados por maestros judíos o judíos mesiánicos.

Lo que muchas personas ignoran al estudiar estas fuentes —en especial, aquellos que se inician recientemente en el estudio de la fe hebrea— es que la mayoría del material proveniente del judaísmo (y la mayoría de sus ramificaciones) está influenciado en gran manera por lo que se conoce como la tradición oral. Y, aunque no toda la tradición oral es mala, el problema es que muchas de sus enseñanzas no tienen base en la Escritura, y en muchos casos contradicen la misma. Pero el peligro mayor de la tradición oral no es meramente el hecho de que tenga enseñanzas opuestas a la Escritura, sino el hecho de que estas enseñanzas se presentan como si fueran principios de la Escritura. A menudo estas enseñanzas se mezclan con medias verdades, lo cual hace mas difícil que sean identificadas como tal, especialmente para aquellos que se inician en la fe y no tienen una buena base de conocimiento en la Escritura. Por ende, muchos son engañados en el proceso, llegando a aceptar enseñanzas y tradiciones de hombre como si fueran la palabra de Yahweh.

Para muchos, la discusión de el peligro de la tradición oral termina en el judaísmo. Sin embargo, esta situación trasciende mas allá de un solo grupo religioso, ya que todas las religiones del mundo tienen su componente oral. Dentro del contexto de este tema, podríamos afirmar que el cristianismo también tiene una tradición oral. Probablemente no le llamen directamente tradición oral como se acostumbra dentro del judaísmo, pero esta ahí. Y, al igual que la tradición oral del judaísmo, es igual de peligrosa para la fe hebrea, en especial para aquellos que fueron educados en la fe cristiana desde pequeños. ¿Por qué? Por fuimos instruidos desde pequeños a creer que esa enseñanza es la correcta. Y aquello que está programado en nuestra mente por mucho tiempo, en especial lo que aprendimos desde pequeños, con frecuencia es difícil modificarlo fácilmente. Me parece que a esto se refiere el popular proverbio: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6 (RVR1960)

Para efectos de la exposición de este tema, quisiera discutir los peligros que presenta la tradición oral desde dos puntos de vista diferentes. En mi opinión, estos dos puntos son los mas relevantes para la mayoría de los que practican la fe hebrea: la tradición oral judía, y lo que llamaré la “tradición oral cristiana”.

Leer mas…