La comunicación en la familia y las nuevas tecnologías.

Por: Silvina Carrizo

Tal es el grado de comunicación a través de la tecnología en el que estamos involucrados; que en estos tiempos de cuarentena, en el que la familia está en casa tooodo el día, nos sorprendimos con mi marido diciéndome:

¡Silvina, te mandé un mensaje hace como 50 minutos y todavía no lo leíste! Imaginen la escena, yo sentada en mi escritorio de espaldas a él que se encontraba a 4 metros sentado frente al suyo.

Nos reímos, por supuesto, pero nos dio qué pensar.

Recuerdo que hace bastante tiempo, cuando nos sentábamos en un café o un restaurante, esperábamos a que nos traigan la carta.

Actualmente, nos cercioramos antes de entrar que en lugar haya wifi; y cuando el mozo viene con la carta de menú, lo primero que le pedimos es… ¡la clave!

He observado que esto que les cuento pasa en todas las mesas que nos rodean; es más, he visto parejas que se sientan con sus niños e inmediatamente se conectan a celulares y tablets, ¡toda la familia! y que luego de un buen rato de estar ahí, el mozo viene a preguntarles qué van a pedir y recién se dan cuenta que aún no miraron la carta.

Esta forma habitual de estar comunicados no es exclusiva de las nuevas generaciones. Los que hemos pasado la franja de los 50, rápidamente nos pusimos al tiro con las tecnologías; y muchas personas mayores aún, pasan varias horas haciendo uso de ellas, si no se quedan más tiempo es porque se ven afectados de la espalda o la vista, o, generalmente, por ambas cosas a la vez.

La comunicación en casa

La conversación cara a cara, el mirarse a los ojos para anticipar una picardía o saber realmente qué está sucediéndole a la otra persona, la lectura de claves no verbales, la empatía, parecen ser habilidades sociales que tendrán que educarse; de no poner pronto en los hogares un límite al uso de estas tecnologías como medio de relación. Este tema era uno de los puntos de conversación con las madres en la escuela quienes llegaban con problemáticas nuevas como la de niños adictos a la computadora, cuestión nada liviana ya que sufrían hasta abstinencia si se les llegaba a prohibir su uso. 

Suele pasar que a veces uno de los miembros de la casa es más frecuente a estar “conectado” y la otra persona muchas veces se encuentra hablando sola hasta que descubre que su pareja está con los auriculares puestos. Así que empiezan a escucharse las demandas de atención: ¡Nadie me escucha en esta casa!, reclama algún miembro de la familia. Las consignas no son atendidas porque nadie se concentra en lo que se les está diciendo.

Tal es el caso de esa señora que buscando enfrentar esta situación le dice a su esposo:

– Ya no me escuchas cuando te hablo Antonio

– Lo que quieras cariño, una tortilla o lo que te venga bien, tampoco tengo mucha hambre.

Parece un chiste, pero no lo es. He escuchado anécdotas similares donde la esposa pregunta: ¿Quieres sopa de arroz o de fideos? y recibe como respuesta un ¡Sí!

Hace un tiempo hemos corregido con mi marido una conducta que estábamos comenzando a practicar antes de que se instale. Solíamos encontramos celular frente a frente en una mesa. Ambos leyendo las escrituras o algún estudio, pero cuando alguno interrumpía al otro para compartir algo de lo leído, notamos que nuestras miradas reflejaban que nuestros pensamientos seguían allí en lo que estábamos leyendo y deseamos que el otro haga pronto su comentario para volver a lo propio. Así es que cada vez que nos sentábamos a una mesa nos propusimos compartir la lectura.

¿Cuánto tiempo estás conectado? ¿Cuánto tiempo compartes con tu familia sin nuevas tecnologías de por medio?

Sabemos que el desarrollo tecnológico está afectando seriamente equilibrio natural de nuestro planeta y quizás resulte un punto recurrente o que se menosprecie tratar, pero cabe, ¿por qué no? preguntarnos como familias reunidas en el Mashíaj, si estamos utilizando las tecnologías adecuadamente para nuestra bendición y bendición del Abba, o está penetrando en nuestras familias para perjuicio.

Me despido con un abrazo virtual. Shalom!

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

1 comentario en «La comunicación en la familia y las nuevas tecnologías.»

  1. Artículo muy propicio para reflexionar acerca de nuestros hábitos en el hogar y hacer las correcciones necesarias.

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x