Las Vestiduras

Por. Esther Vargas García

Yahwéh el poderoso colocó al hombre en el centro de su creación y le dio la responsabilidad de sojuzgarla.

Y aunque no era su plan, pero por la transgresión del hombre y la mujer, Yahwéh Avinu les proporcionó vestimenta, como está escrito:

“Y Yahwéh Elohim hizo ropa de pieles para Adam y para su mujer y los vistió.”[1]

E hizo Yahwéh, baruj hashem, ropas para el hombre y la mujer, con ropa de cuero los vistió, como señal de su gran misericordia.

“…así que cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales”[2]

Y ¿Por qué se hicieron delantales?

“Entonces se les abrieron los ojos a los dos y percibieron que estaban desnudos…”[3]

Porque se hizo evidente en ellos la vergüenza al versen desnudos.

Ahora, el ser humano al haber recibido el conocimiento, que les vino a partir de la desobediencia, buscó sus propios ropajes con los cuales cubrirse, ropajes confeccionados con sus imaginaciones, escusas, hipocresía, la rotura de limitaciones, etc.

El hombre dotado de inteligencia y ante su error y fracaso, se ve en la necesidad de ser recursivo para sobrevivir, lo que le permitió hacerse la vida más fácil, a lo que llamó “civilizarse”.

El ser humano, confundiendo la libre elección, tomaron la decisión errada y lo siguen haciendo, como es el caso hasta el día de hoy.

Sin embargo, “Elohim los vistió”; así el texto nos relata que nuestro Creador, en su infinita misericordia le da al hombre vestiduras dignas, junto con su plan de salvación.

Es así como el ser humano se vuelve el único ser viviente que necesita de vestirse. Como una alegoría para decir que el hombre será un ser superior al resto de la creado si se reviste de la ética y de la moral.

Vistiendo al ser Exterior

Al aceptar “el no morirás” el hombre común acepta lo externo como un valor superior.

De modo que, a sus ojos, es la apariencia externa lo que representa la belleza y el atractivo sin darse cuenta que ello es superficial. Porque son cosas que aparentan ser positivas, pero suelen engañar al ojo de quien ve.

La mente del ser humano es fácilmente influenciable por el aspecto superficial, de modo que es influenciado el que viste como el que lo ve, contaminando a ambos.

Las Vestiduras son tu Espejo

Tienda, La Prueba, El Probador, Ropa, Compra

Hermana/ hermano: Tu vestimenta, y como la llevas, así como tu arreglo personal, hablan de ti.

Tus intenciones, tus costumbres, tu casa paterna, si eres casada/o, del hogar que tú estás edificando.

Habla también tu lugar de nacimiento, tu recato, tus pensamientos más profundos, en fin, hablan de tu ego.

Con la vestimenta Yahwéh Elohim, en su infinita misericordia, nos permite algo de honra, y nos ayuda a determinar claramente nuestra individualidad como personas.

Hoy día, estamos viendo un claro retroceso en nosotros mismos.

El hombre avanzando tecnológicamente y por ende más civilizado, es el mismo que retrocede moral y éticamente.

El hombre y la mujer han caído en el cinismo, perdiendo la vergüenza y el respeto, aún de sí mismo… lo que es muy peligroso, pues su ego lo convence de que no pasa nada y todo está bien.

Unas Nuevas Vestiduras

En las escrituras encontramos como Yahwéh Elohim después dotó a otros seres humanos, muy particulares, de unas nuevas vestimentas, y ellos son los sacerdotes. Los ropajes del Sacerdocio, eran ¡vestimentas preciosas!

061 - Éxodo 28-40: "Las vestimentas de los sacerdotes" | Iglesia ...

Llenas de belleza y esplendor, con un significado hermoso en cada, pieza: “Harás vestiduras sagradas para tu hermano Aharón, para dignidad y ornato”,[4] estas prendas, son vinculadas al Reino de Yahwéh.

En aquel tiempo, el Cohen Gadol y sus acompañantes, desde el momento que tomaban sus ropajes para vestirse, entendían su papel de siervos del Altísimo y de tal manera se comportaban.

Sus acciones debían corresponder de acorde a sus vestiduras; ellas les servían para que comprendieran su inmenso compromiso con el servicio en el santuario, so pena de muerte, por transgredir en algún punto por mínimo que fuese.

Así mismo sus compañeros, encargados de todo el servicio del Templo, sacrificios, presentaciones diversas, cantores, músicos y adoradores.

“Estarán sobre Aharón y sobre sus hijos al venir al tabernáculo o al acercarse al altar para servir en la santidad.”[5]

En las vestiduras sacerdotales, nos queda muy claro, la descripción precisa para su confección, que impactan por su belleza, pulcritud y propiedad. ¿Propiedad de quién? ¡¡Del Reino Celestial!!

Son sombra y figura de lo que ha de ser. Pero ahora Yahoshúa ha alcanzado un servicio sacerdotal más excelente, porque es mediador de una alianza superior, establecida sobre promesas superiores”[6]

Las Vestiduras del Creyente

En cuanto a nosotros que formamos parte del pueblo santo, de acuerdo a la declaración del enviado Shimón Kefa.

“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anuncien las virtudes de Aquél que los ha llamado de tinieblas a su luz admirable, ustedes que en el tiempo pasado no eran pueblo, pero ahora son pueblo de Yahwéh; no habían alcanzado misericordia, pero ahora han alcanzado misericordia.”[7]

Al estudiar lo tocante las vestimentas Sacerdotales, debemos encontrar su aplicación para nosotros mismos hoy día.

Debemos vestirnos de una manera adecuada y en palabras de Shimón Kefa que lo externo refleje el ser interno, de un espíritu humilde e incorruptible, casto y piadoso, que realmente son el mejor atavío delante de Elohim.

Tengamos cuidado de no pasar por alto, nuestra forma de conducirnos, ante Yahwéh Elohim, ante nuestro Mesías, ante sus siervos, ante su pueblo y ante las demás gentes y ante nosotros mismos, no sea que terminemos deshonrando nuestra fe.

Hermanas/os, seamos leales a nuestra convicción y recordemos de la cantera que fuimos sacados, que haya en nosotros un verdadero cambio en nuestro interior, en nuestra mente y corazón que se vean reflejados en nuestra vestimenta externa y nuestro arreglo personal.

Porque como siervos del Mashíaj estamos para agradar a Yahwéh Avinu y no a los hombres.

Si bien hoy día no tenemos una vestimenta reglamentaria, gracias a Elohim, pero sin duda podemos demostrar nuestro respeto y amor a nuestro Soberano y Padre Yahwéh Elohim y a su Hijo Yahoshúa nuestro Maestro y Redentor, obedeciendo con sencillez de mente sus preceptos e instrucciones.

Con respeto por los que más saben y nos ayudan a crecer.

Shalom, amada asamblea AYIN.


[1] Bereshit 3:21

[2] Bereshit 3:7 VIN

[3] Bereshit 3:7 VIN

[4] Shemot 28:2-4 

[5] Shemot 28:23

[6] Hebreos 8:5-6

[7] 1ª Kefa 2:9

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

3 comentarios en “Las Vestiduras”

  1. Hermana Ester Vargas:
    La felicito por tan excelente tema; su exposición delicada, respetuosa y eficiente la honra como dama y como sierva de Yahwéh Avínu.
    Espero más temas de usted para las damas y para la familia.
    Bendciones !!!
    —Yosef

  2. Gracias, eso es precisamente la duda que yo tenia,estoy aprendiendo de ustedes, y creo sinceramente que como pueblo de Yahweh tenemos que ser muy cuidadosos respecto a nuestra vestidura! Vestirse con humildad y con respeto al eterno Yahweh, y en lo personal creo que si ya tienes un poco de conosimiento nuestra prioridad es agradar al eterno Yahweh! Y hacer los cambios que sean necessaries, en nuestro interior y exterior! Gracias.feliz dia.

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x