Optimismo frente al pesimismo

Por: Francy González

“Dicen que…” “Se sospecha que…” “¿Ya se enteró de lo que dijeron? …” “Qué irá a pasar ahora…” “Y ahora, ¿qué vamos a hacer?”

¿No te retumban al oído estas expresiones en estos últimos días?

A mí sí. Las oigo en las noticias, en los vecinos, amistades, familias y personas cercanas. Cuando prestamos oído a todas estas palabras que vienen con mucha carga de inseguridad y miedo, empiezan nuestras rodillas a perder estabilidad y en seguida surgen en nuestras mentes las mismas hipótesis basadas en nuestras propias carencias.

Todas pasamos por situaciones difíciles y como humanas, naturalmente sufrimos ante cada una de ellas. Sin embargo, nuestra fe nos recuerda que debemos confiar en Aquel que todo lo puede, que tantas veces y de maneras diferentes nos ha ayudado en el pasado. ¿por qué no habría de ayudarnos en el futuro?

El problema es cuando surgen “fuentes fidedignas” que comprueban que todo va a ir de mal en peor. Es entonces que nuestra fe tambalea y nos llenamos de temor, sobre todo cuando prestamos atención a los rumores y le damos más credibilidad a lo que dicen, que a Quien vela nuestros sueños cada noche, el que nos libra de tantos peligros y no nos damos cuenta.

Cerrando el oído al pesimismo

Me parece que, ante cada crisis mundial, las personas se convierten en un estilo de “profetas del desastre” anunciando lo que va a pasar. Recuerdo, por ejemplo, cuando decían que todo se iba a acabar en el 2012, era impresionante la cantidad de personas que hablaban con “sabiduría” sobre el fin del mundo.

Para enfrentar todas esas situaciones, no es suficiente el optimismo frente a tanto pesimismo; es necesario entrenar nuestra fe, cerrar el filtro dentro de nuestros oídos para que no calen hasta nuestros pensamientos y tener palabras suaves, cordiales y sabias para responder a aquellas personas que emiten tales designios.

Nosotras somos la luz del mundo y la sal de la Tierra. La luz es necesaria cuando hay oscuridad; y la sal cuando todo parece perdido, sin sabor. Ahora estamos en ese escenario, es una estupenda oportunidad para darle sentido a esa declaración de nuestro Maestro Yahoshúa:

“Ustedes son la sal de la tierra; pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se salará? No sirve ya para nada, sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente. “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede esconder. No se enciende una lámpara para ponerla debajo de un cajón, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Así debe alumbrar la luz de ustedes delante de la gente, para que vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre que está en el cielo”[1]


[1] Mat 5:13-16

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

4 comentarios en “Optimismo frente al pesimismo”

  1. Shalom mi ajoti, la paz de Yahweh sea contigo, el pueblo de Yahweh está confiado como un león. Bereshit 49:8-11.

  2. Excelente comentario, pero por eso pide el apóstol Pablo renovarnos el espíritu de nuestra mente (Éfesios 4:22 al 25 un abrazo YESHÚA les llene de bendición y paz..

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x