Purim: Liberación del Plan del Adversario

En adición a las fiestas, o convocaciones, dadas por Yahweh a su pueblo —según descritas en Vayiqra/Levítico 23— existen dos fiestas adicionales que no están descritas en este capítulo, pero que son celebradas por muchos creyentes también debido a que conmemoran dos eventos de liberación del pueblo de Israel. Una de ellas es la fiesta de Janukah, cuyo fundamento e historia podemos encontrar en el libro histórico de Macabeos. La otra, la cual es el tema de esta reflexión, es Purim, basada en los hechos históricos registrados en el libro de Ester.

La fiesta de Purim conmemora la liberación del pueblo de Israel del complot tramado por Hamán para exterminarlos. En un momento en el cual el pueblo pensaba que iban a ser exterminados, Yahweh utilizó a Ester para interceder por el pueblo ante el rey Asuero, tornando el decreto de destrucción a uno de liberación para Israel. Para conmemorar dicho evento, la fiesta de Purim fue instituida (ver Ester 9:16-32), y es celebrada aproximadamente un mes antes de la Pascua, en el día catorce del mes de Adar del calendario hebreo (usualmente en el mes de marzo, a veces a finales de febrero).

El nombre original y hebreo de Ester es Hadassah (ver Ester 2:7). Era común en las culturas de origen babilónico cambiar el nombre de las personas de influencia por nombres alusivos las deidades a las cuales adoraban. Un ejemplo de esto también lo encontramos en el libro de Daniel, donde está registrado que su nombre fue cambiado a Beltsasar, alusivo a la deidad Bel Marduk (ver Daniel 1:7). De forma similar, el nombre de Hadassah fue cambiado a Ester, haciendo alusión a Ishtar, deidad babilónica del amor, la guerra, la vida, el sexo y la fertilidad.

La palabra Purim significa suertes. El nombre hace alusión al momento cuando Hamán echó suertes para determinar el día en que todo el pueblo judío iba a ser exterminado (ver Ester 3:7). Eventualmente, Yahweh cambió esa suerte a favor de su pueblo.

¿Qué se hace tradicionalmente durante la celebración de Purim?

Tradicionalmente, hay una serie de actividades que distinguen la celebración de Purim, especialmente entre los creyentes ortodoxos y/o mesiánicos. A continuación algunas de ellas:

Ayuno de un día

El día antes de la fiesta, se realiza un ayuno de un día, conmemorando el ayuno que Hadassah ordenó al pueblo hacer previo a presentarse ante el rey Asuero para interceder por ellos.

Comidas

Luego de culminar el ayuno, se acostumbra realizar una gran cena, acompañadas de golosinas típicas de la celebración. Un ejemplo de estas golosinas son las galletas en forma de triángulo, alusivas al sombrero que llevaba Hamán (según la tradición judía)

Recordatorios de la Historia

Durante la fiesta de Purim, se lee el libro de Ester completo, con el propósito de recordar la historia en su totalidad. También se acostumbra a realizar dramas basados en la historia contenida en el libro.

Burla al nombre de Hamán

Durante la fiesta, cada vez que se menciona el nombre de Hamán, se hace mucho ruido para opacarlo, ya se con abucheos, gritos, golpes en el piso, pitos, matracas u otros instrumentos preparados para ese propósito. La idea es que el nombre de Hamán, el cual representa al adversario, sea “borrado” para siempre. También es común pegar a la suela de los zapatos el nombre de Hamán, con el fin de pisotearlo.

Regalos y limosnas

Durante la celebración se acostumbra a regalarse unos a otros, y a dar ofrendas y/o limosnas discretas a la gente pobre o en necesidad.

El significado espiritual de Purim

La fiesta de Purim, en adición a ser una celebración muy alegre, nos trae varias enseñanzas espirituales a través de su historia y personajes.

Hadassah es símbolo del creyente, que procura vivir en obediencia de acuerdo a los mandamientos de Yahweh. Hamán es tipo del Adversario, quien procura nuestra destrucción y alejarnos de la presencia de nuestro Abba (Padre) Yahweh. Como creyentes, a menudo experimentaremos dificultades en nuestra vida, y oposición del adversario, para desanimarnos y destruirnos. Sin embargo, Yahweh siempre nos brinda una salida. Si le buscamos de todo corazón, y nos humillamos ante su presencia buscando su favor (como hizo Hadassah y el pueblo hebreo), Él es misericordioso y justo para levantarnos, y convertir todo decreto de destrucción en contra nuestra en una gran bendición.

Por otro lado, el rey Asuero, y la forma en la cual Hadassah tenía que acercarse a él (pues ella no podía presentarse ante el rey a menos que él lo solicitara; le podía costar su vida), nos habla del respeto que debemos tener hacia nuestro Creador. Incluso, la reina Vashti, quien fue destituida por su desobediencia, es símbolo de aquellos creyentes que, escuchando la Palabra e instrucciones de Yahweh para sus vidas, deciden simplemente no obedecerlas. Es lamentable que muchos, a veces en ignorancia y otras veces a propósito, no tienen el respeto y la reverencia debida hacia el Rey del universo y su Palabra. Incluso, he visto como muchos toman en vano y profanan su bendito y santo nombre, olvidando que Yahweh tiene potestad sobre nuestra vida, al igual que Asuero tenía potestad sobre la vida de Hadassah y Vashti. Es necesario recordar que, aunque nuestro amoroso Creador tiene día a día misericordia de nosotros, y nos ha dado acceso a su presencia a través de su hijo Yahoshúa, debemos dirigirnos a Él con respeto y reverencia, tomando muy en serio su Palabra.

Conclusión

Antes de finalizar, queremos aclarar que Purim no es una fiesta ordenada por la Escritura, por lo que nadie puede decir que es un mandato de la Torah celebrarla.. Al igual que Janukah, Purim surge de un evento nacional e histórico en el cual el pueblo de Israel es liberado por Yahweh de la opresión de sus enemigos. Debido a este evento milagroso en el cual Yahweh obra a favor de su pueblo, el mismo Mordekhai/Mardoqueo decide instituir esta celebración, de modo que se conmemore cada año este evento (Ester 9:20-22). Sin embargo, a pesar de no ser una fiesta ordenada, no es de origen pagano, por lo que tampoco podemos decir que contradecimos la Torah si decidimos observarla, siempre y cuando las actividades realizadas durante la celebración no contradigan lo establecido en la Escritura.

Sobre todo, recordemos ésto: Alegrémonos de la liberación que Yahweh trajo a nuestra vida. Coloquemos a nuestro adversario en la planta de nuestros pies, donde debe estar, pues Yahweh aplastará en breve al HaSatan (Adversario) bajo nuestros pies (Romanos 16:20). Presentémonos delante de Yahweh con reverencia y respeto, pero con la seguridad de que Él es misericordioso y justo al responder nuestras oraciones, y nos libra del mal que el adversario quiere traer sobre nosotros. Y no nos desalentemos por las situaciones que puedan surgir, pues Yahweh tiene el poder de convertirlas en un decreto de bendición para nuestra vida. Como está escrito:

“Y sabemos que a los que aman al Poderoso, todas las cosas les ayudan a bien, es a saber, a los que conforme al propósito son llamados.” Romanos 8:28 (RVR2011)

Ángel Candelaria

Anciano y coordinador técnico en el área de informática de AYIN. Autor del libro ¿Fiestas Judías... o Fiestas de Yahweh? Profesor de música, guitarrista y director musical de AvdeYah.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x