¿Qué Tienes en tu Mano?

5 claves para iniciar con éxito su servicio a Yahweh

“Y Yahweh dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara” Éxodo 4:2 (RVR2016)

Si usted siente un genuino amor por Yahweh, tarde o temprano nacerá en su corazón el deseo de servir en su obra. Es algo natural, y surge como respuesta a nuestro agradecimiento por todas las bendiciones que de Él hemos recibido.

¡Genial! Y ahora la gran pregunta…esa pregunta que solo nos toma un par de segundos en formular, pero nos puede tomar toda una vida en responder:

¿En qué puedo servir a Yahweh?

Cuando dije “toda una vida”, no estoy exagerando. He conocido personas que, aunque sienten el deseo de servir, pasan toda una vida buscando qué pueden hacer para servir a Yahweh.

El asunto es que, en el proceso, se detienen. Y lo triste es que terminan haciendo absolutamente nada, simplemente porque no han encontrado la respuesta a esta pregunta.

¿Es usted una de estas personas? ¿No sabe en qué servir a Yahweh?

Pues le tengo buenas noticias: la respuesta ya está dada. Solo necesita leer Éxodo 4:2, y prestar atención a la pregunta que le hace el Creador a Moisés.

Es muy probable que usted conozca la historia de Moisés, y cómo fue escogido por Yahweh para liberar al pueblo hebreo. De modo que no voy a entrar en los detalles de la historia. Si necesita repasarla, siéntase en la libertad de leer los primeros capítulos del libro de Éxodo.

En este momento, concentrémonos en la pregunta que Yahweh le plantea a Moisés: “¿Qué tienes en tu mano?”. De aquí obtendremos las claves para descubrir en qué podemos servir a Yahweh.

Clave #1: Investigue lo que hay en su mano

La primera clave para descubrir en qué podemos servir a Yahweh es hacer un “inventario” de lo que tenemos. ¿Qué habilidades tengo? ¿Qué destrezas? ¿Qué sé hacer bien, que pueda utilizar para la expansión de su obra?

Fíjese que este es el punto de partida. Yahweh trabaja, no con lo que usted no tiene, sino con aquello que usted ya tiene en su mano. Después de todo, Yahweh es su creador, y por algo puso eso en su mano. Algún propósito tendrá, ¿no cree?

Quizás parezca que el llamado de Moisés salió de la nada, pero no fue así. Si indagamos un poco en su historia, nos daremos cuenta que Moisés ya tenía inquietud por su pueblo. Incluso llegó a matar a un egipcio por defender a un hermano hebreo (Éxodo 2:11-12).

De modo que, además de la vara, Moisés ya “tenía en su mano” una fuerte inquietud por el bienestar de sus hermanos. Yahweh simplemente utilizó ese deseo (que Él había puesto en su corazón) para impulsar a Moisés al servicio, de acuerdo a su propósito.

No se siente a esperar que venga un supuesto “profeta” que le diga lo que tiene en su mano, o a tener una revelación sobrenatural. Estoy seguro que, si busca bien, encontrará algo en su mano que puede usar. Quizás no se ha dado cuenta, pero está ahí.

Por ende, no espere a que el Creador (¡o cualquier charlatán que se crea profeta!) ponga otra cosa en su mente o corazón. Empiece con lo que ya está en su mano.

Clave #2: No subestime lo que hay en su mano

Al descubrir lo que hay en su mano, quizás piense que no es mucho. Pudiera ser que piense que no tiene utilidad alguna su talento, habilidad o conocimiento, y que es insignificante.

¡No cometa ese error!

Mire el ejemplo de Moisés. ¿Qué cosa mas insignificante quiere que una triste vara? ¿Para qué le iba a servir una vara al hablar al faraón?

No obstante, aquello que parecía ser inútil, Yahweh lo transformó en una señal de su poder ante un líder incrédulo como el faraón (Éxodo 4:3, 7:10).

Si lo hizo con una triste e insignificante vara, ¿no lo hará con usted? ¡Claro que sí! Solo ponga a su servicio lo que tenga en su mano, que Él hará el resto.

Clave #3: Use sólo lo que tiene en su mano

Esta clave es importante. He presenciado como personas fracasan en el servicio a Yahweh solo por querer usar lo que no tienen; es decir, por pretender ser lo que no son.

La misma Escritura nos dice que no todos tenemos las mismas habilidades, talentos e incluso oficios:

“Y hay diversidad de ministerios; pero el mismo Maestro es. Y hay diversidad de operaciones; pero el mismo Poderoso es el que obra todas las cosas en todos.” 1 Corintios 12:5-6 (RVR2016)

Usted mejor que nadie sabe cuales son sus habilidades y talentos. Concéntrese en desarrollarlos al máximo. No desvíe su enfoque en habilidades que usted no tiene.

Si usted no es maestro de la Escritura, no se ponga a enseñar. Lo que hará es crear confusión en los hermanos que le escuchan.

O si usted no tiene habilidad para la música, no se ponga a cantar en la asamblea. Los oídos de los hermanos se lo agradecerán.

Claro, hay gente que tiene mas de una habilidad o talento. Si, por ejemplo, usted puede enseñar y también tiene talento musical, haga ambas cosas (siempre y cuando pueda hacerlo de manera responsable, sin sobrecargarse) . De lo contrario, no pretenda hacer lo que no debe hacer.

Cuando hablo de este tema, siempre hay gente que dice: “Pero si es para Yahweh; no importa si lo hago mal. Él mira solo la intención de mi corazón.” Bueno, si Yahweh es el rey de reyes, ¿no se merece Él lo mejor? Y hablando de la intención de nuestro corazón, ¿le vamos a ofrecer una ofrenda mediocre a sabiendas? ¡De ninguna manera!

Concéntrese solo en aquello que está en su mano. No pierda tiempo en otras cosas que usted sabe que no son para usted –tiempo que estaría mejor invertido en perfeccionar aquello que está en su mano. Lo cual me lleva a la próxima clave…

Clave #4: Una vez sepa lo que hay en su mano, edúquese

¿Tiene usted habilidad para enseñar? Estudie la Escritura, y aprenda sobre técnicas de enseñanza y oratoria.

¿Tiene habilidad musical? Tome lecciones de música y aparte el tiempo para practicar.

O si tiene habilidad en cualquier otra área, igual procure ser el mejor que pueda ser.

De hecho, haciendo un paréntesis, recuerde que la enseñanza no es la única área de servicio que existe. En este camino de restauración de las raíces hebreas, hoy todo el mundo quiere ser reconocido como maestro de la Escritura. ¿Acaso las demás áreas de servicio son menos dignas? ¿O es que la gente ama el vano reconocimiento? Examine sus motivaciones para servir al Altísimo. No busque el reconocimiento de los hombres; busque la aprobación de Yahweh.

Cerrando ese necesario paréntesis, volvamos al tema.

Una vez identifique esas habilidades y talentos que tiene en su mano, pase un tiempo razonable desarrollando las mismas y preparándose. No cometa el error de comenzar a servir sin estar preparado. Como mencioné previamente, procure dar lo mejor para Yahweh.

Clave #5: Esté dispuesto a ofrecer lo que está en su mano

De nada vale todo este proceso si, a fin de cuentas, no hay disposición de servicio. Es necesario asumir un compromiso leal de servicio, primero ante Yahweh, y luego con la comunidad con la cual comparte.

¿Cómo puede asumir una actitud de servicio positiva? Algunas recomendaciones:

  1. Antes de hacer cualquier cosa, ore a Yahweh. Pídale que le dirija en todo el proceso, y le guíe a servirle de acuerdo a su voluntad.
  2. Acérquese a los líderes de su comunidad. Expréseles su disponibilidad para servir, y hágales saber en qué áreas tiene habilidades o talentos.
  3. Una vez esté ejerciendo algún servicio, asuma una actitud de compromiso. No diga “lo voy a hacer” para luego quedar mal. Sea responsable.

Conclusión

Si de algo estoy sumamente seguro, es que hay mucho trabajo por hacer en la obra de Yahweh, y mas aún en este camino de las restauración de las raíces hebreas. Por ende, siempre hay oportunidad para servir.

Atrévase a servir a Yahweh, dando lo mejor que usted. No se cohíba ni menosprecie.

Por cierto, ¿recuerda aquella insignificante vara? Pues terminó llamándose “la vara del Gran Poderoso” (Éxodo 4:20). ¡Tremendo nombre para algo que parecía ser insignificante!

Y usted, ¿desea ser útil en las manos del Todopoderoso? No ponga mas excusas, como hizo Moisés al principio (Éxodo 4:10). Sirva a Yahweh con lo mejor que pueda ofrecerle, y Él pondrá el resto.

Llévelo a la Acción

¿Le parece “bonita” esta reflexión? Espero que sí.

Pero con decir que “está bonita la reflexión” no llegamos a algún lado. Si luego de leer esto usted no toma acción, honestamente, usted está perdiendo el tiempo al leerla.

A modo de recomendación, aplique esta enseñanza a su vida siguiendo los siguientes pasos:

  1. Ore a Yahweh. Exprese su deseo de servirle y pida que le guíe en el proceso de descubrir sus talentos y habilidades.
  2. Haga una lista de sus habilidades y talentos.
  3. Trace un plan para desarrollar mejor esas habilidades o talentos. Si es necesario, estudie; tome cursos; practique; etc.
  4. Hable con los líderes de su comunidad de fe. Expréseles su inquietud de servir y hágales saber las áreas en las cuales tiene talento o habilidad.
  5. En el momento en el cual le den la oportunidad, sea responsable. Ofrezca su mejor esfuerzo, primero para Yahweh, y luego para beneficio de su comunidad de fe.

Ángel Candelaria

Anciano y coordinador técnico en el área de informática de AYIN. Autor del libro ¿Fiestas Judías... o Fiestas de Yahweh? Profesor de música, guitarrista y director musical de AvdeYah.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x