REGRESANDO A LA SENDA ANTIGUA.

Por: Rocío Cantú-Mora

Mi abuela materna era una mujer que nació en 1906 en un pueblito del norte de México. 

Cuando yo era niña y la visitaba en su casa, ella solía sentarse en su mecedora a tejer; y mientras tejía, yo la observaba absorta al tiempo que me relataba algunos recuerdos de su niñez y juventud. 

Sus historias me parecían increíbles a mi temprana edad.  Mi imaginación volaba, a la par que ella recordaba y daba detalles de sus caminatas por la parte posterior del terreno de su casa, a la orilla de la acequia que llevaba agua para los sembradíos. 

Sus relatos eran tan vívidos que yo casi podía escuchar el sonido de las carretas al pasar por las calles de su pueblito. 

¿Y qué decir del olor de los panes caseros y el chocolate caliente? Ellos realmente se sentían como si estuvieran en la punta de mi nariz provocando mi olfato y mi apetito.

Sin tener una máquina del tiempo, mi abuela y yo hacíamos un viaje.  Aunque mi abuela era ya muy ancianita cuando me contaba esas historias, y falleció en mi adolescencia, tuve la oportunidad de retener de ella gran parte de su vida. La conocí mucho mejor debido a las historias que me compartió acerca de sus años mozos en su pueblo natal.

Conociendo al Padre Celestial

Nuestro Padre Eterno, Yahwéh, desea igualmente que nosotros le conozcamos a fondo. Por eso inspiró a tantos hombres profetas, quienes dejaron plasmada su personalidad, sus sentimientos, sus deseos, sus instrucciones y planes para con la humanidad y, específicamente, para su pueblo Israel.

Algunas personas afirman tener el vivo deseo de “conocer al Todopoderoso”, pero por alguna razón no escudriñan su Palabra y mucho menos siguen sus instrucciones de vida. Esto es realmente contradictorio ya que, la única forma que existe de conocer al Padre Celestial es regresando en el tiempo, a la raíz hebrea de la fe Escritural.

Podemos tomar figuradamente de la mano a los Profetas que Él inspiró y dejar que ellos nos cuenten las maravillas que realizó Yahwéh desde antaño. Así comprenderemos mejor las maravillas que Él hace hoy y lo que hará cuando el Reino celestial sea establecido en la Tierra, a través de Yahoshúa como el Rey de reyes.

Atrévete a conocer al Creador del Universo a fondo y enamórate cada día más de Él a través de Su Toráh.

Reflexiona:

“Recuerda los días de antaño, considera los años de épocas pasadas; pregúntale a tu padre, él te informará; a tus ancianos, ellos te contarán”[1]


[1] Devarim – Dt.32:7 VIN

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)

8 comentarios en “REGRESANDO A LA SENDA ANTIGUA.”

  1. Shalom amada Yah les continue bendiciendo… un fraternal saludo desde Valencia Venezuela! Que requisitos se necesitan para pertenecer al grupo de mujeres AYIN? estoy a la disposicion para servir… Shalom

  2. Hna Rocío

    Shalom hermosa reflexión, llevó mi mente a muchos años atrás… a mi niñez, donde mi abuela tomaba toda mi atención por sus
    Historias.
    Y gracias por exhortación a conocer a nuestro Abba Yahweh personalmente y lo que nos pueden enseñar nuestros Moreh y Roeh de nuestra Asamblea.

    Que Yahweh le continué dando mas de lo que tiene…🙌

  3. Hermosa reflexión y gracias además, por compartirnos la huella amorosa que puede dejarnos una abuela!🌻

Los comentarios están cerrados.

Anótese en el boletín AYIN y le enviaremos vía email nuestro Minicurso Introductorio a las Celebraciones Bíblicas:

x