¿Se Debe Dar el Diezmo?

Pregunta:

Hay hermanos que se resisten a dar el diezmo porque no hay Templo y no hay sacerdocio levitico. Mientras que otros insisten en que debemos observar la ley de los diezmos como tambien las demas leyes de la Torah. ¿Aual es su opinio, siendo que no hay levitas a quien dar los diezmos?

Respuesta:

Bueno sobre ese tema, tratando de ser objetivo, hay varias cosas que podemos decir.

  1. El sistema de diezmo de la Torah se instituyó con el propósito del sostenimiento de los levitas (y sacerdotes indirectamente) que dedicaban gran parte de su tiempo al servicio de Yahweh a favor de Israel. Lo importante no es si hay Templo o no hoy día, en este caso, sino si hay personas que dedican gran parte de su tiempo al servicio de Yahweh. En este caso creo que es justo y razonable traslapar el principio de la ley sobre el diezmo a la situación actual, ya que hoy día hay personas dedicadas igual que los levitas. En este sentido se puede pedir el diezmo como una cuestión de principio, para el avance de la obra, que de otro modo no se lograría. De todos modos el sistema de diezmo levítico no se explica correctamente en las congregaciones, pues del diezmo se daba antiguamente no sólo a los levitas sino también a los pobres, a las viudas y a los extranjeros necesitados. Antes era más flexible el asunto de lo que es hoy día. Aun hoy día hay judíos ortodoxos que apartan un diezmo y lo dan a los pobres o a instituciones de caridad. Así que de ellos podemos aprender también que no sólo los levitas literales cualifican para recibir el diezmo sino también esas personas o instituciones que se dedican a hacer el bien.
  2. Por otro lado, sabemos que el sistema del diezmo no se originó con la Ley del Sinay sino que es muy anterior a eso. Cuando Jacob prometió dar el diezmo a Yahweh, no citó ninguna ley porque eso ya era uso y costumbre. Cuando Abraham le dio el diezmo a Melkizedec no fue por una ley que lo hizo pero sí porque era costumbre en aquellos tiempos dar el diezmo a los sacerdotes que oficiaban en beneficio del pueblo, y no había levitas entonces ni estaba el Templo. En ambos ejemplos podría decirse que se trata de una entrega voluntaria de un diezmo voluntario, sin que medie una ley al respecto. Entonces no hay razón para que no se pueda hacer esto hoy día también. Y de esa manera estaríamos restaurando un sistema de diezmo que es anterior a la ley del Sinay. ¿Que sería entonces voluntario? Ok, está bien. Pero esto es cuestión de principios; es cuestión de la aplicación de un principio sano que está en armonía con la Ley de Yahweh. Y siempre que se haga buen uso del sistema, no tiene nada de malo ni es contrario a la Torah. Los hermanos que se resisten a dar el diezmo dizque porque no hay Templo, seguro que hablan de restaurar la fe antigua, de restaurar las observancias antiguas, de restaurar la cultura hebrea, etcétera. Muy bonito todo eso. Pues esta es una de esas cosas que se requiere restaurar. ¿Por qué no? ¿Por qué no restaurar un sistema de diezmo que se da a modo de voto o de promesa, como hizo Jacob? Me parece que este enfoque puede ser aceptable para esos hermanos que se oponen al diezmo y a la vez puede ser practicado en forma consistente, sea que dependa del voto o la promesa de los hermanos que quieren apoyar una obra meritoria. ¿Es meritoria esa obra de restauración de la fe hebrea? Entonces, ¿por qué no apoyarla con diezmos y ofrendas?

Yosef Álvarez

Anciano fundador de la Asamblea de Yahweh Internacional, Escuela Hebraica y la revista digital Senda Antigua. Traductor y editor principal de la biblia Versión Israelita Nazarena.