¡Vida de Riesgos!

Por: Esther Vargas García

Las personas solemos pensar y creer que la felicidad es la consecuencia de no cargar con responsabilidad alguna.

Un pasaje de las Sagradas Escrituras nos recomienda a ser responsables pero viviendo sin afanarnos:

“Por nada estén afanosos; más bien, presenten sus peticiones delante de Elohim en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz/Shalom de Elohim que sobre pasa todo entendimiento guardara sus corazones/mentes en el Mashíaj Yahoshúa.”[1]

Muchas veces los gobernantes o personas en autoridad que les gusta la política, actúan de tal forma que engañan y abusan de las personas.

¿Son sus acciones realmente para ayudar a los demás o simplemente para, mejorar su imagen ante los ojos de la sociedad? Desgraciadamente en el poder ya sea el gubernamental, o por riquezas, o abolengo, el poder está lleno de malas acciones y corrupción.

¡No hay nada nuevo bajo el Sol!… ¿hay algo de lo que se pueda decir, Mira esto es nuevo? Eso ya sucedió en las edades que nos han precedido.[2]

Cada acción queda en la conciencia de quien actúa.

Es una pena que las habladurías de todos están llenas de mentiras, noticias exageradas que desgraciadamente uno ya no sabe en quien confiar o a quien creer.

Por ejemplo: los medios de comunicación, los adversarios de diferentes partidos políticos, los diferentes grupos religiosos, centros de trabajo en sus diferentes gremios; y aún hasta el núcleo familiar, inmersos en los afanes del mundo, envueltos en las redes sociales, que es la forma hoy en día de comunicación inmediata.

Y todo ello es un riesgo para nuestra asamblea, o sea para el cuerpo de Mashíaj, y para nuestras vidas individuales.

¿Una vida de riesgos?

Los Escritos Sagrados nos advierten de alejarnos de todo lo vano, de todo lo malo, con lo que pudiéramos arriesgar nuestra integridad y amor a nuestro Creador llegando así a ofenderlo.

Despreciando la sangre de Mashíaj que nos justifica y que es el pago por nuestras transgresiones.

“en cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, piensen en esto”[3]

Así que, ya que nos ha declarado justos mediante su sangre, con mucha más razón por medio de él nos salvará de la ira. Pues sí, cuando éramos enemigos, la muerte de su hijo nos reconcilió con Elohim, con mucha más razón, ya reconciliados, nos salvará su vida. Y no solo esto, sino que estamos orgullosos de Yahweh, gracias a nuestro Maestro Yahoshúa el Mashíaj, por cuyo medio hemos recibido ahora la reconciliación.[4]

¿Cómo podríamos vivir nuestras vidas bajo el riesgo de ser inestables?

“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”[5]

Hermanos queridos pongamos atención a estas hermosas palabras escritas, que son para nuestra protección y alivio.

Nos dice el Enviado Shaúl, que no nos ha venido ninguna prueba que no sea humana, pero Elohim es fiel y no dejará que recibamos pruebas mayores de las que podamos soportar, sino que, junto con la prueba, dará la salida, para que podamos resistir.[6]

Cuando nos interesan demasiado los bienes materiales, las posiciones de poder, jerarquías en nuestras asambleas o en nuestras familias corremos el riesgo de alejarnos de lo verdadero.

Pero el plan de Yahweh permanece para siempre, los proyectos de su mente por todas sus generaciones. Feliz la nación cuyo Elohim es Yahweh, el pueblo que escogió para ser su propiedad.[7]

Si somos de su propiedad, ¿porque vivir una vida de riesgos?,

si él nos dice: Yahweh vela por los que lo honran, por los que esperan en su amor.

¿Riesgo de creer que nuestra vida no vale nada?

Así que, no les teman, porque no hay nada encubierto que no sea revelado, ni oculto que no sea conocido. Lo que le digo en privado, díganlo en público; y lo que oigan al oído, proclámenlo desde las azoteas, no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar la vida. Mas bien, teman a aquel que pude destruir, tanto la vida como el cuerpo en el crematorio[8], ¿acaso no se venden dos pajaritos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin el consentimiento del Padre de ustedes. Pues aún sus cabellos están todos contados. Así que, no teman, más valen ustedes que muchos pajaritos.[9]

Aunque mi vida está siempre en peligro no descuido tu Toráh.[10]

¿Riesgo de no sentirnos queridos?

Pero… ¿quién nos podrá separarnos del amor de Mashíaj? ¿tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligros o espada? Como está escrito: por tu causa estamos expuestos a la muerte todo el tiempo; se nos cuenta como ovejas para el matadero. Pero en todas estas cosas somos más que vencedores, por medio de aquél que nos amó.[11]

¿Riesgo de sentirnos engañados?

Cuidemos con quien nos asociamos… Un testigo veraz salva vidas; el que testifica mentiras, esparce engaño.[12]

Queridos hermanos y hermanas, evitemos alborotos como en aquel tiempo en Tesalónica, seamos más bien como los de Berea recibiendo el mensaje con solicitud y estudiando las Escrituras para verificar el mensaje de nuestra común salvación.[13]

Bendito es Yahweh avinu, por su gran amor con que nos amó, por darnos a Mashíaj Yahoshua, ¡nuestra salvación!

Todah raba a nuestros ancianos y a la Asamblea en general, por la oportunidad!!! SHALOM


[1] Flp.4:6

[2] Qohélet cap 1

[3] Fil.4:8

[4] Rom.5:9-11

[5] 1ª Co 10:12

[6] 1Cor.10:13

[7] Tehillim 33:11

[8] crematorio = guei-hinnom. Gehena deriva de Ge Hinnom (גי הנם), que significa «Valle de Hinom». Ge Hinnom también se llamaba Gai ben-Hinnom (גיא בן הנם), que significa «valle del hijo de Hinom». El valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén, y se extiende desde el pie del Monte Sion hasta el valle de Cedrón, al este. Es mencionado en la Biblia en diversos versículos como «valle de Hinón», «valle del hijo de Hinom» o «valle de los hijos de Hinom». No se describe como el infierno, sino como un valle real situado en Jerusalén (Josué 15:8 y 18:16, II Reyes 23:10, II Crónicas 28:3 y 33:6, Nehemías 11:30, Jeremías 7:31~32, y 19:2, 19:6 y 32:35), pero aunque en unas versiones aparece transliterado como gehena, en otras se traduce por infierno. Después del año 638 a. C. el valle de Hinón se convirtió en el lugar utilizado para incinerar los desperdicios de Jerusalén.

[9] Mt 10:26-31    

[10] Tehillim 119:109

[11] Rom.8:28-39

[12] Mishlé 14:25  

[13] Hch.17:11

Mujeres Ayin
Últimas entradas de Mujeres Ayin (ver todo)